Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Gente

Alberto Coto se corona en Leipzig campeón del mundo de cálculo mental y bate dos récords absolutos. El gijonés Javier Mañana fue cuarto en raíces cuadradas
03.07.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Dos hombres muy calculadores
Alberto Coto muestra el trofeo que le acredita como campeón del mundo de cálculo mental. /JUAN CARLOS ROMÁN
Sólo un hombre en el mundo es capaz de multiplicar mentalmente dos números de ocho dígitos cada uno y repetir la operación diez veces seguidas en 11 minutos y cuatro segundos. Es de Lada (Langreo), tiene 38 años, se llama Alberto Coto, y es un auténtico crack del cálculo mental. En el último campeonato mundial, celebrado el lunes en la Universidad de Leipzig, en Alemania, pulverizó un par de récords mundiales, se convirtió en campeón del mundo en las categorías de suma y multiplicación -hay otras tres más- y esos éxitos y los de otras pruebas le coronaron en el ganador global de la competición en la que tomaron parte una treintena de calculistas de todo el mundo. Y entre esa selección de los mejores, otro asturiano, el gijonés Javier Mañana, que quedó cuarto en la prueba de raíces cuadradas.
Coto, que ya en las ediciones anteriores de este campeonato había obtenido títulos mundiales en suma y multiplicación pero nunca el global, confiesa recién aterrizado de Alemania desde su casa de Lada que esta vez iba a por todos. «Es curioso cuando tu mismo te autosugestionas de tal forma que sólo te sirve quedar primero, mi mentalidad era o todo nada, me dije a mí mismo 'yo voy a tope, salga lo que salga'».
La jugada le salió perfecta a este langreano que por primera vez compitió en todas las categorías. A saber: calendario, sumas, multiplicaciones, raíces cuadradas y prueba sorpresa. La primera, la del almanaque, consiste en localizar el día de la semana de fechas que van desde el año 1600 a 2199. La segunda requiere de hacer sumas de nada menos que 1.100 dígitos, o sea diez por diez. Y aquí también Coto fue recordman mundial, puesto que fue capaz de hacer diez operaciones en cuatro minutos y 25 segundos, lo que es poquísimo si se tiene en cuenta que el anterior récord, que estaba en manos de un peruano, se situaba en cinco minutos y 36 segundos. «Esto ha sido todo brutal, porque había un nivelazo tremendo y tuve unas marcas buenísimas», detalla el calculista.
Si Coto está feliz, algo parecido le pasa a Javier Mañana, un electricista industrial gijonés de 38 años y padre de tres hijos que espera a la noche y al silencio para poder ejercitar su mente. Él también estuvo en Leipzig y de allí se vino con un más que honroso cuarto puesto en la competición de raíces cuadradas. Participó también en calendario y sumas, pero no hubo suerte. «No tengo una relación directa muy clara con los números», explica para referirse a una afición que si bien le tocó ya en el año 1983 no comenzó a practicarla hasta 2003. Lleva tiempo y esfuerzo conseguir ser bueno, requiere horas de entrenamiento, pero cuando los minutos son oro siempre queda la calle: «Si me muevo por la calle me voy fijando en los números, en las matrículas de los coches, para intentar sacarles juego».

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS