Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Economía

18.08.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El precio de acero, aluminio y zinc se triplica desde 2003 y el del carbón se multiplica por cinco
Una máquina recubre con material protector bobinas de acero galvanizado. / AP
El precio del acero, aluminio y zinc se ha triplicado desde 2003 por el encarecimiento que han sufrido las materias primas a escala mundial. De ellas, el carbón es el que ha experimentado el mayor incremento. En cinco años, su precio se ha quintuplicado, al pasar de los 35,94 dólares por tonelada de principios de 2003 a los 187,8 que costaba el pasado 8 de agosto.
El motivo de esta escalada es el 'despertar' económico de India, Brasil y, sobre todo, de China. En cuatro años, el 'gigante' asiático ha pasado de fabricar 222 millones de toneladas de acero a 490 millones, el 72% de la nueva producción de acero mundial.
Sin embargo, el problema de China es la falta de chatarra, la principal materia prima del acero que se consume en el mundo, puesto que, hasta que no ha reconocido la propiedad privada, no ha habido electrodomésticos o automóviles que llevar a reciclar. Al crecer de forma tan espectacular su demanda, el 'gigante' asiático ha provocado que haya escasez de chatarra en el mundo, lo que se ha traducido en un significativo aumento de su precio .
Según datos de la Unión de Almacenistas de Hierro de España (UAHE) -que preside el empresario Jorge Farrás, muy vinculado a Asturias-, el precio de la chatarra se triplicado en cinco años: en 2003, la tonelada costaba 150 euros y ahora, 420. ArcelorMittal sostiene que el precio es mayor, de 440 euros la tonelada y que, incluso, hace un mes, era de 600 euros.
La siderurgia asturiana, que obtiene el acero en los hornos altos a partir de mineral de hierro y carbón, también ha sufrido esta escalada de materias primas. Según constata la UAHE, el precio del mineral de hierro se ha multiplicado por 3,52 desde 2003 y sólo en el último año se ha encarecido un 70%. En este caso, también la demanda de los países emergentes es la causante de esta subida. El aspecto positivo es que las minas se están volviendo a abrir.
El carbón, por su parte, es el que ha experimentado la escalada más salvaje del precios. Según el índice McCloskey, que es el fija los precios internacionales y se toma como referencia en los contratos con las térmicas y las siderúrgicas, el precio por tonelada ha pasado de los 35,94 dólares de 2003 a los 187,8 de hace unos días. El precio del cok -que se extrae del carbón- ha aumentado un 220% en los últimos doce meses, según los directivos de ArcelorMittal.
En consecuencia, el precio del acero también ha subido. Según la UAHE, se ha multiplicado un 2,5 entre 2003 y 2007. Es decir, ha crecido menos que las materias primas y «demuestra que no hay un elemento especulativo demasiado grande», dice Jorge Farrás.
El vicepresidente de ArcelorMittal en España, Gonzalo Urquijo, recordó hace dos semanas este incremento de costes, que el grupo ha logrado trasladar a sus clientes. Prueba de ello, son los resultados del primer semestre. La multinacional ganó 8.200 millones de dólares, un 65% más que en el mismo periodo de 2007, por el aumento de los precios de venta, y ha anunciado, con vistas a septiembre, un nuevo incremento para los pedidos de productos planos en Europa.
Para entonces, el precio base de la bobina caliente se habrá incrementado desde abril un 37,5%, hasta los 770 euros por tonelada. «Hemos dedicado mucho tiempo a nuestros clientes porque, para ellos, la situación es dura», explicó Urquijo. «Sin embargo, lo han entendido. Somos una empresa industrial y tenemos que estar centrados en los costes. Esta subida nos preocupa enormemente», añadió.
Tiras y aflojas
No obstante, en esa negociación, también ha habido tiras y aflojas. Navantia, el grupo creado a partir de Izar y que concentra a los astilleros españoles militares, estudió incluso denunciar a ArcelorMittal ante el tribunal de arbitraje por querer subir un 24,2% los precios pactados para 2008 en el suministro de 50.000 toneladas de chapa gruesa. Finalmente, la compañía optó por respetar el acuerdo marco. De haberse aplicado la subida, el sobrecoste para Navantia podría haber alcanzado los 6,4 millones.
En el caso del aluminio, según los datos disponibles en Femetal, el precio ha crecido más del doble, al pasar de los 1.431 dólares por tonelada de 2003 a los 2.989 del pasado marzo.
Alcoa, la multinacional del aluminio ubicada en Avilés, ha reconocido, a través de su consejero delegado, Klaus Kleinfeld, que «unos precios más altos de nuestros productos han compensado el encarecimiento de las materias primas». De hecho, este alza de precios ha sido una de las razones por las que sus resultados del segundo trimestre no han sido tan desequilibrados como se esperaba pese a caer un 23,6%.
Según los datos del sector, el precio del zinc se ha triplicado, al pasar de los 827 dólares por tonelada en 2003 a los 2.508 dólares del pasado mes de marzo. Asturiana de Zinc (AZSA) explica, sin embargo, que el precio está bajando y ahora se mueve en el entorno de los 1.700 y 1.800 dólares la tonelada. «Además, la debilidad del dólar americano respecto al euro -actualmente 1 dólar se cambia a 1,47 euros cuando en 2003 había paridad entre ambas divisas- ha detraído mucho el beneficio que conllevaba el alto precio del zinc». En este contexto, sostiene que el precio en euros «está al mismo nivel que 2005».
AZSA subraya también que los costes de transformación han crecido un 35% desde 2005, año en que comenzó para ella esta escalada. La electricidad -fundamental para la obtención de zinc- «ha subido un 30% desde entonces», recuerda. La firma ha señalado que la desaparición en enero de la tarifa eléctrica G4 -de la que se benefician ArcelorMittal, Alcoa y AZSA en Asturias- puede dar lugar a deslocalizaciones.
Arcelor también avisa de que la subida de la factura energética podría llevar las inversiones previstas en España al otro lado de los Pirineos. Desde que desapareció la tarifa de alta tensión el pasado 1 de julio, el grupo paga un 80% más por la electricidad. Incluso el presidente del 'gigante' siderúrgico, Lakshmi Mittal ha trasladado su malestar por el incremento al ministro de Industria, Miguel Sebastián, que ya está negociando con la gran industria.

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS