Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Gijón

GIJÓN

Un nuevo libro reivindica el edificio de Moya como obra cumbre de la arquitectura española contemporánea
14.12.08 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Una mirada sobre la Universidad Laboral libre de prejuicios para aprender a valorarla. Eso es lo que plantea una nueva publicación divulgativa que reivindica el conjunto monumental de Luis Moya como el edificio más importante de los construidos en la posguerra española. La obra, que lleva por título 'La Laboral de Gijón: de Orfanato Minero a Ciudad de la Cultura', no se limita sólo a describir la arquitectura del edificio. También realiza una aproximación al contexto histórico e ideológico en el que se fraguó el proyecto y recorre los principales hitos en sus más de cincuenta años de existencia.
El libro ha sido concebido por sus autores, los historiadores y arqueólogos asturianos Sergio Ríos y César García de Castro, como una guía completa que se acompaña de numerosas fotografías del edificio y de la vida desarrollada en su interior a lo largo de sus diferentes etapas (orfanato minero, centro de enseñanzas integradas, instituto de educación secundaria y Ciudad de la Cultura). El texto termina con una valoración en la que tan sólo se abordan los aspectos historiográficos, urbanísticos y formales de la obra de Moya sin entrar en juicios morales, políticos e incluso histórico-artísticos, que quedan a cuenta de los lectores.
Sergio Ríos explicó ayer durante la presentación del volumen que si por algo se caracteriza la Universidad Laboral es por «su desmesura y porque es una obra que no deja indiferente a nadie» . Respecto a la ideología nacional-sindicalista que impregna sus muros, el autor del libro aseguró que la construcción es hija de un contexto político y social de la posguerra, pero ello a su juicio no le resta valor patrimonial ni arquitectónico. Y puso un ejemplo. «Poder valorar El Escorial -al que la Laboral dobla en tamaño- no supone reivindicar la política imperial de Felipe II y su lucha contra el reformismo protestante», señaló.
Descrédito del régimen
Ríos también comentó que la obra y su proyectista, Luis Moya, sufrieron la incomprensión y el descrédito de la dictadura a la que supuestamente trataban de ensalzar. Según explicó el historiador, Moya hacía una férrea defensa de un ideario clásico de la arquitectura, el estilo neoherreriano, que había quedado trasnochado cuando se empezó a construir la Laboral en la década de los cincuenta del pasado siglo, además de ser contemplado con recelo por los tecnócratas del franquismo.
El catedrático de Geografía de la Universidad de Oviedo Ramón Alvargonzález y la alcaldesa de Gijón estuvieron presentes ayer en la presentación del libro, que tuvo lugar en el Centro de Cultura Antiguo Instituto. Alvargonzález, experto en urbanismo, aseguró que sobre la creación de Moya «ha pesado siempre una losa sobre su conocimiento y reconocimiento, que la han convertido en la gran olvidada del patrimonio arquitectónico gijonés». El catedrático señaló que en comparación con otros países de nuestro entorno como Italia, que no ocultan la simbología de sus pasado fascista, «los prejuicios contra el edificio han sido tremendos» desde la época de la Transición.
El experto lamentó asimismo que en el devenir del edificio se «perdió la oportunidad» de instalar allí el campus universitario, que a su juicio hubiera sido su destino lógico. Además, advirtió sobre los riesgos que corre el conjunto arquitectónico de «desnaturalizarse» con los usos funcionales diversos que aglutina la denominada Ciudad de la Cultura.
Por su parte, Paz Fernández Felgueroso expuso que durante años la ciudad «le dio la espalda» a la Laboral, además de por su identificación icónica con el franquismo y la dictadura, también fue por su planificación con un enorme aislamiento del resto de la ciudad. «Era considerado un edificio muy extramuros», afirmó la regidora, que contrapuso aquella situación con la actual en que se ha recuperado el conjunto monumental como un activo cultural y turístico para Gijón: «Cuando culminen todas las obras en su interior va a ser un equipamiento querido por los gijoneses»,

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Vocento
SarenetRSS