Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Martes, 2 septiembre 2014

Asturias

Politica

El nuevo líder de la coalición baraja apoyar una huelga general si se mantiene la crisis económica
15.12.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El comunista moderado Cayo Lara dirigirá una Izquierda Unida al borde la ruptura
El nuevo líder de IU, Cayo Lara, durante la votación de la nueva ejecutiva de la coalición. / EFE
Ni las llamadas a la unidad ni las voces de consenso sirvieron de nada. Izquierda Unida optó ayer por la huida hacia delante para cerrar en falso su crisis interna. Los apoyos de última hora dieron la victoria por la mínima a la candidatura de Cayo Lara, un comunista moderado que ha devuelto al PCE las mieles del triunfo ocho años después de Julio Anguita. Lara llega a la coordinación general con la oposición en bloque del sector 'llamazarista', la segunda gran familia de la coalición que, finalmente, no presentó aspirante y decidió votar en blanco. Una decisión que ahonda la división de IU pese al maquillaje «pluralista» de la nueva dirección ejecutiva de la coalición.
Cayo Lara, coordinador general de Castilla-La Mancha, recibió el 55% de los apoyos del consejo político federal, máximo órgano de dirección, que tuvo que nombrar al nuevo líder tras la falta de acuerdo en la IX Asamblea. De los 167 miembros acreditados, 92 votaron por él; 29 lo hicieron por el otro candidato en liza, el senador catalán Joan Josep Nuet, de la tercera vía (el 17,3% del total), y 46 compromisarios votaron en blanco (el 27,5%), más o menos el número de representantes del sector 'llamazarista', que se había impuesto en 2004 con el 49% de los apoyos.
La victoria de Lara se produjo después de recibir días antes el respaldo verbal de un puñado de consejeros procedentes de la tercera vía de Nuet, creada con componentes de las federaciones de Madrid, Aragón y Cataluña. La primera de ellas, liderada por Ángel Pérez, portavoz de IU en el Ayuntamiento madrileño, fue decisiva para encumbrar de antemano a Cayo Lara. Por lo que el resultado final de ayer era esperado, más si cabe tras la retirada de Eberhard Grosske.
Además de Cayo Lara, la cúpula de la coalición estará formada por Joan Josep Nuet (coordinador del área Interna), Rosa Aguilar (Institucional), los comunistas Marga Ferrer (Programas) y Willy Meyer (Internacional) y el asturiano Pablo Prieto (Política Territorial y Sostenibilidad). El diputado y ex coordinador general Gaspar Llamazares se quedó al final sin cargo, pese a que hasta última hora se barajó su inclusión en la dirección.
Cicatrizar
En sus primeras palabras tras salir elegido, Lara se mostró conciliador con sus oponentes y dio el pistoletazo de salida a un «nuevo tiempo en IU, sin que eso signifique dilapidar el tiempo anterior». Por ello, manifestó su deseo de que las viejas heridas internas «vayan cicatrizando cuanto antes» para que la coalición pueda preocuparse de los problemas de los ciudadanos y ofrecer un «sólida» alternativa política al proyecto económico neoliberal «fallido» que defienden PSOE y PP.
La respuesta económica a la crisis protagonizó casi toda su alocución, que conforme fue aumentando de temperatura dejó caer la posibilidad de apoyar una huelga general en caso de que las cosas «continúen así». Se trataría, dijo, de una propuesta pacífica y masiva porque «ya es hora de pasearnos a cuerpo», ya que «sólo se cumplen los derechos de los ricos» que han llevado a la «quiebra» a miles de trabajadores y familias. Una muestra de ello, añadió, es que sólo una pequeña parte de los 50.000 millones que el Gobierno dará a la banca para pagar la deuda de las inmobiliarias irá dirigida a las pequeñas empresas y al consumo.
Lara anunció que seguirá luchando para otro asunto manido en IU: la reforma de la «estafa» de la Ley Electoral por el bien de la democracia, ya que, de haber un reparto proporcional, la coalición hubiera logrado 14 diputados en las últimas elecciones y no los dos que ocupan en la actualidad Gaspar Llamazares y Joan Herrera. Las «doce sillas que nos faltan las ocupan el PP y el PSOE, que no quieren que haya una tercera fuerza política», aseveró.

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS