Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Gijón

09.02.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Las deficiencias en el nuevo laboratorio de Deva impiden el cierre de la Pecuaria antes del verano
Imagen de la zona destinada a los animales en el laboratorio de Deva que, sin estar estrenada, exigirá obras de reforma impuestas por el Serida. / SEVILLA
La Pecuaria de Somió no será cerrada, al menos, hasta el próximo verano. Las deficiencias en las obras del laboratorio de Deva, donde serán trasladadas las instalaciones, obliga a un nuevo retraso en todo este proceso administrativo, que se acumula ya a los anteriores. De hecho, según los planes municipales, las obras del nuevo laboratorio ubicado en una finca cercana al nuevo cementerio de Gijón, tenían que estar concluidas en el mes de diciembre del año 2006 y el traslado de las instalaciones estaba previsto haberlo realizado en enero de 2007. Más de dos años después y tras no pocos problemas con la empresa adjudicataria de las obras, el proceso sigue sin cerrarse y, por ende, ni el Serida (Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Alimentario) puede trasladar sus laboratorios a Deva ni el Ayuntamiento de Gijón puede disponer de los terrenos de la Pecuaria de Somió como propios para su futuro desarrollo urbanístico.
En este momento, la Consejería de Medio Rural y Pesca -de la que es máximo responsable Aurelio Martín- busca fondos para afrontar unas «obras complementarias» en Deva, necesarias para que funcione el equipamiento pese a que hace poco más de un mes -el 18 de diciembre de 2008- esa misma consejería recepcionó las citadas obras afirmando, por escrito, que lo hacía tras comprobar que estaban ejecutadas «en su totalidad».
Los problemas surgieron después. El propio consejero Aurelio Martín visitó a mediados de enero las instalaciones de Deva, que llevaban un año y medio abandonadas, y ya aseguró sobre el terreno que «tenemos que ver en qué condiciones están y analizar qué hay hay que hacer para que puedan ser ocupadas». Asumía así que se trataba de un tema «urgente» de su departamento, tanto por los dos años se retraso que acumula el traslado como por la necesidad de mejorar las condiciones de las obsoletas instalaciones de la Pecuaria de Somió.
Meses antes, Eduardo Junquera y Pablo Fernández, concejales del Partido Popular en el Ayuntamiento de Gijón, denunciaron no sólo las deficiencias y el estado de abandono de aquellas instalaciones, sino también supuestas irregularidades en todo el expediente, asunto que llevaron al Pleno municipal el pasado mes de septiembre.
En ese mismo Pleno, el socialista Santiago Martínez Argüelles rebatió todas las acusaciones del PP y aseguró que «en pocas semanas» las instalaciones serían asumidas por el Principado, como así sucedió.
Ahora es la Consejería de Medio Rural y Pesca la que tendrá que afrontar un proyecto, con su consiguiente presupuesto, para acabar unas obras que, se asume, están «incompletas». Así lo confirmó a EL COMERCIO el director-gerente del Serida, Pedro Castro Alonso, quien aseguró que «el traslado de la Pecuaria de Somió a Deva se hará cuando aquello esté disponible. El edificio habrá que verlo cuando pongamos allí el pie, pero lo que no está en condiciones, desde luego, son las instalaciones ganaderas».
Sistema de urgencia
Esas instalaciones a las que se refiere el máximo responsable del Serida son las que se encuentran en la parte superior de la finca, unos tendejones cubiertos destinados a los animales, cuya obra está sin rematar e incluso externamente se ven conducciones de luz y de agua que no llevan a ninguna parte. «Desde el Serida -señaló Pedro Castro- ya hemos hecho, en colaboración con la Consejería, la planificación para el remate de estas instalaciones para completar lo que no está y rematarlo todo».
Ello, exigirá una serie de «obras complementarias» que aún no han sido presupuestadas, pero que se tramitarán por el sistema de «urgencia» para que no se retrasen más de lo estrictamente necesario. De hecho, el Ayuntamiento de Gijón pretendía disponer de los terrenos de la Pecuaria el próximo mes de abril, pero deberá esperar al menos hasta el próximo verano cuando, se supone, todas las deficiencias que presenta el nuevo equipamiento estén subsanadas.
Mobiliario y equipos
Hasta entonces, la Pecuaria seguirá en las obsoletas instalaciones de Somió, aunque este mismo mes el Serida empezará a instalar en Deva mobiliario de laboratorio y equipos nuevos adquiridos dentro del Plan Regional de Investigación 2008, ya que la zona cuenta ya con la pertinente vigilancia y, además, existía el compromiso con las empresas adjudicatarias de estos nuevos equipos de llevar adelante la instalación en el primer trimestre de 2009.
Allí quedará todo hasta que se lleven todos los equipos que están ahora en la Pecuaria de Somió, al menos los que aún sean de utilidad.
Para entonces, el director del Serida espera que esté también solucionado otro problema que considera importante para el normal desarrollo del futuro laboratorio: el servicio de internet.
El Ayuntamiento de Gijón pretendía que fuera vía satélite, pero Pedro Castro asegura que no sería operativo para el volumen de información con el que trabajan. Por ello, se está estudiando llevarlo por cable, que se considera la mejor solución, o utilizar el sistema Wifi.
El cierre de la Pecuaria y la propiedad municipal de los terrenos para su futuro desarrollo urbanístico se cerró hace más de seis años en un convenio del Ayuntamiento con el Principado. Según el mismo, sería el municipio quien asumiera la construcción de dos equipamientos, uno en Cenero (para los sementales) y otro en Deva (laboratorio), que pasarían a ser propiedad del Principado una vez concluidos y, a cambio, el Ayuntamiento se quedaría con los terrenos de la Pecuaria en Somió. En el caso de Cenero, los animales llevan allí más de un año, aunque el personal del Serida y de las asociaciones de ganaderos tuvieron que subsanar múltiples deficiencias a base de buena voluntad y dosis de profesionalidad. El caso de Deva sigue pendiente. Ahora, en manos del Principado.

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS