Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

CARLOS FITZ-JAMES STUART MARTÍNEZ DE IRUJO DUQUE DE HUÉSCAR

«Orgulloso» de participar en los Premios Príncipe, el hijo de la duquesa de Alba se manifiesta amante del arte
20.05.09 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Ordenar la Casa de Alba ha sido un esfuerzo de años»
El hijo de la Duquesa de Alba, ayer en Oviedo. /MARIO ROJAS
Carlos Fitz-James Stuart Martínez de Irujo, el mayor de los hijos de la duquesa de Alba y duque de Huésca, repite este año en el jurado de los Premios Príncipe de las Artes y está «orgulloso» por participar de la mesa de debate a la que aporta, confesaba ayer, un interés especial por la pintura y la música. Consejero delegado de varias sociedades culturales y familiares, presidente de entidades de renombre como Hispania Nostra o el Instituto Valencia de Don Juan, el Duque es vicepresidente de la Fundación Casa de Alba, una entidad dedicada a la cultura, constituida en 1976 por Cayetana Fitz-James Stuart, su madre la Duquesa, para salvaguardar el importante patrimonio que posee la Casa de Alba que ella misma preside.
-El nombre de la fundación que vicepreside es conocido, pero se sabe poco de sus quehaceres. ¿A qué se dedica la Fundación Casa de Alba?
-A la conservación de todos los bienes artísticos de la Casa. Los cuadros, los tapices, pero también los archivos y todos los documentos históricos que están en propiedad de la Casa de Alba.
-¿Algún día será un museo?
-No es un museo, pero tiene algunos elementos que se le parecen. Para empezar es un lugar abierto a las visitas. Quien quiera puede visitar el palacio los viernes por la mañana y, además, completamente gratis. Por otro lado, durante las tardes sus archivos están disponibles para la investigación. Son muchas las personas que acuden a ellos en busca de información importante.
-Habla del Palacio de Liria, ¿es la sede de la Fundación?
-Sí. Es un lugar en el que mi madre ha trabajado sin descanso. No hay que olvidar que después de la guerra el palacio quedó derruido. Sólo se mantenían las cuatro fachadas, cuando en 1948 mi abuelo se puso a trabajar en su reconstrucción. Murió cinco años después, en 1953, y fue entonces cuando mi madre tomó las riendas. Nadie se puede imaginar el trabajo que ha supuesto reconstruirlo todo. Ordenar la Casa de Alba ha sido un esfuerzo de años, restaurando cuadros de importancia capital en el patrimonio español. Y todo sin ayuda de nadie. Todo financiado por la familia.
-¿Cuáles son las joyas de la corona?
-Cada uno le respondería una cosa, pero yo he de decir que para mí las pinturas son lo más importante. Cuadros como el retrato del Gran Duque de Alba, de Tiziano, o la Duquesa de Alba, pintada por Goya o también un Fray Angélico...
-¿Crecer entre obras de arte alimenta el apetito por la creación?
-Lo cierto es que a toda la familia nos gusta mucho el arte.
-¿Qué disciplinas?
-Más que nada la pintura y la música, pero también la arquitectura, aunque, creo que existe una sensibilidad especial que alcanza a todos los ámbitos, a todos los lenguajes de la creación. Dependen un poco del estado de ánimo que prefieras escuchar música u observar un cuadro.
-¿Le gusta participar de este jurado?
-Es un honor estar aquí en un ambiente tan cordial y enriquecedor.
-Ya es su segundo año. ¿Espera debate?
-Hombre, aquí se discute, pero gracias a Dios, pacíficamente.
-Antes de que se siente a debatir ¿Qué tal está su madre?
-Muy bien. Tras la operación está mucho mejor con mucha más movilidad, en parte, también gracias a que ha adelgazado mucho.

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Vocento
SarenetRSS