Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Gijón

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El Serida dice que «nosotros no vamos a desalojar a las familias de la Pecuaria»
Imagen de ayer por la tarde de una de las viviendas, con la zanja tapada y con la nueva valla en el camino de los Cinamomos. / JOSÉ SIMAL
«El Serida no va a desalojar a nadie. Lo que sí haremos será comunicar a los inquilinos de las casas de la Pecuaria de Somió que nuestros planes pasan por iniciar el traslado a las nuevas instalaciones de Deva a finales del próximo mes de julio». De esta forma se expresaba ayer a EL COMERCIO el director del Serida, organismo dependiente de la Consejería de Medio Rural y Pesca, Koldo Osoro, que previamente visitó a las familias afectadas en compañía de un técnico del Ayuntamiento de Gijón, del jefe de obra de la autovía de la Pecuaria y del responsable de las instalaciones del Serida en Somió, Enrique Gómez.
La solución para las dos familias afectadas por las obras de la nueva carretera, a tenor del resultado de las gestiones realizadas ayer, no parece que esté cercano. Koldo Osoro, que tomó posesión de su cargo hace poco más de un mes, se entrevistó con responsables del Ayuntamiento de Gijón para conocer la realidad de la situación y ver las posibles medidas a tomar para solucionar este conflicto, máxime cuando desde el Ayuntamiento se inhiben del tema y aseguran que se trata de un problema laboral del Serida que este organismo del Principado debe de solucionar. En este sentido, Koldo Osoro reconoció ayer que a las dos familias no se les comunicó por escrito, aunque sí de manera verbal, la ocupación de la zona afectada de la Pecuaria, y dijo que «nuestra intención es presentarles ahora un escrito en el que les diremos que, a finales de julio, tenemos intención de llevar adelante el traslado a Deva. Una vez que ese traslado se produzca, las prestaciones que justifican la ocupación de las casas también termina».
De esta forma, aunque el director del Serida siempre se mostró abierto a una negociación con los afectados, vino a reconocer que las dos familias deberán de abandonar las casas que ahora habitan dentro de los terrenos de la Pecuaria de Somió cuando se produzca el traslado del equipamiento de Deva, es decir, de cumplirse las previsiones, dentro de poco más de un mes.
Tramo de obra parado
Hasta entonces, salvo acuerdo previo, la empresa Ceyd, encargada de las obras de la autovía de la Pecuaria, no podrá volver a trabajar dentro de los terrenos de la Pecuaria. Tendrá una pequeña franja que queda como un islote de toda la obra, justo donde se prevé ubicar una de las glorietas del nuevo vial. De hecho, anteayer entraron las máquinas, derribaron el muro de piedra e hicieron una zanja delante mismo de la vivienda para colocar una tubería de gran tamaño. La obra citada provocó que los vecinos presentarán una denuncia en el Juzgado de Guardia al entender que se había entrado en zona de su dominio sin permiso alguno, y hablaron, incluso, del «acoso» inmobiliario al que se veían sometidos.
Ayer por la tarde las cosas habían cambiado. Se cerró la zanja abierta y se cubrió de forma conveniente. Además, se volvió a cerrar la finca, en esta ocasión con una valla metálica, en el camino de los Cinamomos y coincidiendo con la franja de muro de piedra que se había derribado anteayer y que dejó la vivienda sin protección alguna.
Los dos trabajadores de la Pecuaria afectados por esta situación y que llevan desde 1995 viviendo en dos casas, con sus respectivas familias, dentro de las instalaciones de Somió son conscientes de que tendrán que abandonarlas porque están en la misma línea de la nueva avenida que conduce hasta el tanatorio. Eso sí, se niegan a hacerlo por la fuerza de las máquinas, sin comunicación alguna y sin defender lo que, entienden, son sus derechos. En caso de no haber un acuerdo en breve, la obra del nuevo vial se parará en ese punto, de hecho ya está parada y no parece que pueda avanzar hasta dentro de más de un mes.

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS