Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Martes, 30 septiembre 2014

Asturias

PILAR ÁLVAREZ GARCÍA VIUDA DE MIGUEL ÁNGEL SANTOS, FALLECIDO EN EL ATENTADO DEL CORONA DE ARAGÓN

«Tengo la satisfacción de haberles doblegado a todos y forzarlos a admitir que mi marido murió en un atentado»
28.06.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«No hay nada más triste en la vida que te ignoren, como hicieron con nosotros»
Pilar Álvarez posa con la medalla de su marido. /PIÑA
12 de julio de 1997. España entera llora la muerte de Miguel Ángel Blanco. 18 años antes ETA había cometido otro atentado que las instituciones políticas y judiciales quisieron disfrazar de accidente. Aquellos 78 muertos del hotel Corona de Aragón de Zaragoza no han sido reconocidos como víctimas del terrorismo hasta el pasado febrero. Una de las principales responsables de este logro ha sido la gijonesa Pilar Álvarez, que perdió en el atentado a su marido Miguel Ángel. Lleva media vida luchando por hacer justicia y porque todos los muertos sean considerados por igual.
-¿Cómo se siente después de tres décadas de lucha?
-Serena y, sobre todo, satisfecha del deber cumplido. Han sido muchos años de batallar en soledad y eso es doblemente triste. Se habla de que muchas familias lucharon por hacer justicia respecto a lo que pasó aquel 12 de julio y no es cierto. Fuimos muy pocos los que peleamos. Por esa circunstancia me siento doblemente satisfecha.
-¿Qué ha pasado para que la verdad salga a la luz?
-Han pasado 30 años, los mismos que llevo luchando para que se reconozca esa verdad.
-¿Se ocultó la realidad?
-Sin duda.
-¿Por qué?
-Es evidente (...) Lo quisieron ocultar durante mucho tiempo. No hablo sólo de los políticos. Alguien trató de darle carpetazo al asunto y nosotros hemos tratado de desarchivarlo y sólo nos encontramos escollos en el camino.
-Pierde a su marido y nadie le da una explicación. ¿Cómo se siente en aquellos momentos?
-Sentí mucha amargura. Me quedé viuda muy joven, con tres niños pequeños, y nadie miró para nosotros. Ninguna institución ni ningún político atendió una reivindicación que lo único que pedía era justicia ¿Cómo se podría sentir cualquier ciudadano de la calle?
-¿De qué modo recuerda los días posteriores al atentado?
-No hay nada más triste en esta vida que te ignoren y a nosotros nos ignoraron toda la vida. No teníamos respuesta para nada. El caso llegó a estar sobreseído. No había ni blanco ni negro. Simplemente, nadie nos respondía.
-¿Piensa que justicia y política iban de la mano?
-Por supuesto. No interesábamos y lo mejor que podían hacer con nosotros era darnos carpetazo.
-¿Llega tarde el reconocimiento como víctima del terrorismo?
-Siempre me consideré víctima del terrorismo a efectos sentimentales.
-¿A qué atribuye que hayan tardado treinta años en admitir que su marido fue una víctima terrorista?
-Era algo que no interesaba.
-¿Por qué?
-Eso quisiera saber yo. Me temo que va a ser un silencio perenne.
-¿Piensa que se ha tratado de menospreciar a los muertos de aquel atentado?
-Totalmente. Basta decir que han tardado 30 años en admitir que su muerte no fue accidental y sí por causas terroristas. Por esa misma razón, tengo la satisfacción de haberles doblegado a todos y forzarles a reconocer que se trató de un atentado donde murieron 78 personas y hubo 113 heridos. Esas personas no se murieron por casualidad; se murieron porque los mataron.
-¿Por qué las familias del resto de las víctimas no batallaron como hizo usted?
-Eso me gustaría saberlo a mí también. Cuando se constituyó el proyecto de ley antiterrorista, me movilice porque entendía que era el momento, el último tren, para que nos reconocieran como verdaderas víctimas del terrorismo. Yo, personalmente, llamé a todas las personas víctimas que yo conocía. De esas diez personas no me respondió nadie. Me dijeron que no valía la pena luchar después de perder varios juicios. Realmente, por buscar la justicia, luchamos tres personas. Una señora de Gerona, Gracia Roca, un señor de Valencia, Juan Domínguez, y esta persona que habla. La lucha sin cuartel fue de nosotros tres. Eso sí, el reconocimiento fue para todos por igual.
-¿Cuál es el motivo de que tenga usted que acudir a Barcelona para recoger la medalla que le concede el Gobierno?
-Eso también me gustaría saberlo a mí. Si mi marido tenía algo era su astuarianía. Se sentía muy orgulloso de ser asturiano. Y que aquí no le hayan hecho estos honores es muy triste. Me consuelo sabiendo que su asturianía está muy por encima de la gente que gobierna y esto, al fin de cuentas, es la decisión de uno o dos señores.
-¿En algún momento se dirigieron a usted?
-Todavía estoy esperando una llamada. Por lo menos que sepan que vivo. Tienen la queja encima de la mesa y que no piense nadie que me han callado. Una disculpa es lo menos que tienen que hacer.
-¿Se siente en deuda con este Gobierno que aprobó la concesión de la medalla a su marido como víctima del terrorismo?
-No, para nada. Con la única persona a la que tengo que agradecer y mucho que me haya ayudado es el ex ministro Jaime Mayor Oreja. Es de los pocos políticos honestos que he conocido.
-¿Por qué no fue el Ejecutivo al que pertenecía quién impulso entonces el reconocimiento?
-Fue durante su etapa en Interior cuando se dio un impulso a nuestra reivindicación. Él fue el único que se interesó por nuestro caso. El problema llevaba encasillado durante 22 años. Logramos que un día nos recibiera y le expusimos lo que nos pasaba. Fueron Mayor Oreja y María Dolores de Cospedal, entonces subsecretaria de Interior, quiénes ofrecieron una solucuón. Su mediación permitió que nos contemplara la ley antiterrorista. A partir de ahí, comenzamos a ver un poco de luz hasta llegar al presente.

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS