El Comercio
Serxu Solares, Teresa Sánchez y Ricardo Álvarez, presidente de los hosteleros de Gijón, durante la presentación.
Serxu Solares, Teresa Sánchez y Ricardo Álvarez, presidente de los hosteleros de Gijón, durante la presentación. / PAÑEDA

Arte en barriles de cerveza

  • El II Asturies Summer Beer Festival reúne en Gijón a más de veinticinco cerveceras artesanas en un certamen que se celebrará los días 23 y 24 en el recinto del Museo del Ferrocarril. Desde ayer se han sumado 27 cervecerías de la ciudad

Gijón no para. Sin tiempo para recuperarse de una Semana Grande plagada de conciertos y fiesta, en la mañana de ayer se presentó en la Casa de la Palmera el II Asturies Summer Beer Festival. Es decir: Asturias, verano, cerveza y festival. Más claro imposible.

El acto estuvo presidido por la directora del Teatro Jovellanos, Teresa Sánchez, y por el organizador del evento, Serxu Solares. «La voluntad y la ilusión de la organización es lo que ha hecho posible que se celebre esta segunda edición del festival», recalcó Teresa Sánchez y añadió que «en Asturias se ha trabajado desde hace mucho tiempo la cereveza artesanal y aquí tenemos unos hosteleros que lo están demostrando».

Después tomó la palabra Serxu Solares para agradecer la colaboración de los organismos oficiales a la hora de llevar a cabo el festival. Destacó que «Gijón vuelve a ser una ciudad pionera con la cerveza artesana. Somos los primeros que reunimos a veintisiete establecimientos de hostelería alrededor de la cerveza artesana», insistió.

Y es que el festival, que se celebra el sábado y el domingo en el Museo del Ferrocarril, está precedido por les Xornaes de la Cerveza Artesana, que comenzaron el lunes y que finalizan el domingo. Estas jornadas proponen catas de cerveza artesana, charlas con expertos del sector, una mesa redonda en la que se debatirá sobre la cerveza artesana y la cerveza industrial. Y no todo va a ser beber. El jueves se podrá disfrutar de salchichas y embutidos gigantes que Embutidos Bernal presentará en la cervecería Arde Lucus. También habrá una cata de quesos artesanos. Solares destacó que «los cerveceros se desplazan desde distintos sitios de España y Portugal para participar en esta segunda edición». En este sentido, el sábado habrá momento en el Museo del Ferrocarril para probar la gastronomía y la cerveza artesanal lusa.

Sergio Solares explicó que «este festival va a consistir en un encuentro entre cerveceros españoles y portugueses» y destacó «la presencia de los propios elaboradores al frente de sus estands, que es la diferencia fundamental con otros festivales de este tipo». La variedad es otro de los fuertes de este certamen, «donde se podrán degustar más de cien tipos de cerveza de barril, de distintos estilos» subrayó Solares.

También es un festival en el que la cercanía y el trato directo pretenden ser señas de identidad. Es un certamen en el cual «la gente va a poder charlar con quien hace la cerveza, descubrir cómo se elabora y despertar distintas inquietudes. Pero sobre todo pasar un rato agradable», invitó Serxu Solares. El objetivo, «crear una cultura cervecera. La cerveza artesana está en el extremo contrario que la cerveza industrial en casi todos los sentidos, pero sobre todo abogamos por que la gente descubra la cultura que hay alrededor de la cerveza artesanal, y más en esta ciudad donde llevamos defendiendo esta cultura desde hace muchos años». Gijón es tierra cervecera. Desde que cerró la Estrella de Gijón en 1974 -última en fabricar cerveza artesanal- no ha habido un impulso relevante de este sector. Solares descató que el objetivo de los cerveceros artesanos es «hacer una cerveza de calidad y conservar la tradición cervecera».

La entrada al festival es gratuita y los menores de 16 años tendrán que ir acompañados por adultos. En definitiva, es un festival que gira en torno a la cerveza pero que cuenta con muchos más atractivos. Como el de perderse ya desde hoy por las calles de Gijón o hacerse con el 'Beer Map' y recorrer alguna de las 27 cervecerías de la ciudad que ofrecen estos días cerveza artesana en sus barras.