El Comercio

Moriyón: «Para el 'Kilometrín' quiero una solución ya, no más explicaciones»

vídeo

Trabajadores de la filial de FCC colocan de nuevo el cierre en el tramo reformado. / DANIEL MORA
  • La parte afectada por los encharcamientos ha vuelto a vallarse para probar alternativas que eviten que se reproduzcan

«La obra del 'Kilometrín' se hizo buscando mejorar. Y lo que se consiguió fue empeorar, clarísimamente». La alcaldesa, Carmen Moriyón, dio ayer la razón a los usuarios del popular circuito del Piles, molestos por el mal estado que presenta el tramo más próximo al estadio de El Molinón, recientemente abierto al público tras su reforma y ligera ampliación. Ella misma trasladó a los medios de comunicación su malestar por la «chapuza del resultado final» de la obra. «No soy ingeniera, pero no acierto a entender que en los tiempos en que estamos no se pueda dar una solución normal a este circuito. Ni pusimos problemas de presupuesto, ni buscamos acelerar su apertura, por lo que no comprendo que esto se esté enquistando de esta manera. Y así se lo he transmitido ya a los técnicos y a los responsables de la empresa que ha hecho la obra. Que dejen de darme explicaciones y que me den una solución adecuada y definitiva ya, en el menor plazo posible. No hacerlo demostraría una incapacidad técnica que no creo que sea el motivo de esto». Ayer mismo el polémico tramo quedó vallado de nuevo para intentar encontrar una solución a los encharcamientos que en los últimos días han impedido un normal uso de la pista.

La reforma del 'Kilometrín' era una actuación complementaria a los trabajos de desdoblamiento del colector de Viesques que lleva a cabo una filial de FCC para la Empresa Municipal de Aguas. Tenía dos objetivos. Por un lado, aumentar la longitud de la pista para que alcanzara los mil metros, algo que los corredores consideran que no se ha logrado. «Si se tiene en cuenta la cuerda interior, que es por donde hay que tomar la medida y no por donde ellos consideren, faltan aún unos 17 metros», apuntaba ayer un habitual del circuito. El segundo objetivo era «arreglar un problema que nos habían manifestado los corredores, que era la dureza del pavimento. Se intentó mejorar, pero con el material empleado la solución fue peor de lo que había».

El gerente de la EMA, Pablo Álvarez Cachero, explicó que, con la intención de ablandar el terreno, sobre la zahorra «se extendió una capa de tierra vegetal que quizás fue demasiado grande o no está lo suficientemente pisada». Con las lluvias la tierra «ha esponjado y hace que la pista presente este aspecto pastoso y tan lamentable». Aseguró que tras cerrar la zona afectada «nos pondremos manos a la obra para probar diferentes soluciones», que pueden pasar por «utilizar menos tierra o usar algún otro tipo de zahorra o añadir caliza para evitar los esponjamientos». Evitó dar plazos para la reapertura de la pista, aunque confió en que la actuación no se prolongue más de una semana. Una vez extendida la nueva capa será necesario probar cómo responde a la lluvia.

El PSOE consideró ayer que lo ocurrido «deja en evidencia la incompetencia de la alcaldesa para asumir responsabilidades», ya que «fue su equipo el que dio el visto bueno a poner la pista en funcionamiento».