El Comercio

Alimentos con un beneficio doble

Responsables de los proyectos de industria alimentaria presentados en el Parque Científico.

Responsables de los proyectos de industria alimentaria presentados en el Parque Científico. / Luis Manso

  • El Parque Científico presenta dos proyectos innovadores en industria alimentaria

  • Investigadores asturianos logran extraer biogás de los alimentos caducados y enriquecer el pienso animal con algas que incorporan Omega 3

Obtener energía a partir de los residuos orgánicos que se producen en una gran cadena de supermercados. Suena a ciencia ficción, pero es algo que ya se está haciendo en Asturias. Los encargados de materializar esta idea sostenible son los siete integrantes de un equipo del Instituto Universitario de Tecnología Industrial de Asturias (IUTA), a petición de una cadena de supermercados asturiana. La responsable de la investigación, Elena Marañón, explica que «aunque la empresa dona parte de los restos al Banco de Alimentos, hay otros productos que no se pueden donar» bien porque están a punto de caducar o por razones de seguridad alimentaria.

Para lograr un aprovechamiento de estos desperdicios, nació el proyecto A-BIOWASTE, ideado para obtener biogás con el tratamiento de residuos procedentes de las carnicerías, pescaderías, fruterías, charcuterías y panaderías del grupo alimentario. El aprovechamiento, en este caso, es doble, puesto que se consigue «recuperar energía y también materiales», especifica Marañón. En concreto, el citado biogás y una sustancia denominada digestato, del que pueden extraerse diversos productos, como fertilizantes líquidos.

El biogás obtenido contiene entre un 60% y un 70% de metano, con lo que se consigue «un elevado poder calorífico». Este gas combustible obtenido con medios naturales puede aprovecharse de diversas formas. Son varios los potenciales beneficios de esta transformación de los residuos orgánicos procedentes de los supermercados. Uno de los principales es la bajada de costes que se logra gracias a la reducción de la dependencia de gestores externos de desechos y de los combustibles fósiles.

Por otra parte, el objetivo del proyecto 'Producción de extracto algal rico en DHA para la formulación de aditivos en la alimentación animal', cofinanciado por el Ayuntamiento de Gijón, es criar algas con un alto contenido en ácidos grasos Omega 3 para mejorar la salud de los animales. El extracto de microalga liofilizada tiene una mayor cantidad de ácidos grasos que el aceite de pescado y, además, se elimina el sabor desagradable y la presencia de metales pesados que tiene éste.

Este producto, denominado Omega 3 Alga, permite «mejorar la salud de los animales» al incorporarlo a los piensos que comen, según explica Miriam Alemany, de la empresa Labiana, responsable del proyecto junto a las firmas asturianas Neoalgae y Biogás Fuel Cell. Este enriquecimiento de la alimentación animal «redunda en la salud de los humanos, sobre todo en el campo cardiovascular», indica. Esto se debe a que los productos procedentes de los animales que consumen este pienso son de mejor calidad desde el punto de vista nutricional.