El Comercio

«Le doy carne asturiana a mi hija, es totalmente segura»

  • Ana Balseiro Investigadora del Área de Sanidad Animal del Serida

«Comer carne en Asturias nunca fue tan seguro». La investigadora del Área de Sanidad Animal del Serida Ana Balseiro habló ayer de tuberculosis animal en el XX Simposio de Veterinarios Especialistas en Diagnóstico de Laboratorio.

¿En qué situación se encuentra Asturias en referencia a la tuberculosis animal?

Hay que distinguir entre la parte norte y la parte sur de España. En cuestión de prevalencia en ganado bovino en el Norte estamos muy bien, pues tenemos una media del 0,2%, lo cual está muy cerca de la erradicación. Lo que pasa es que tenemos áreas locales que tienen una prevalencia más alta, así que habrá que insistir para ver lo que está pasando.

Hace unos días los ganaderos de Colunga se quejaban de que esta enfermedad «va a más» en su zona, ¿se conocen las causas de este aumento?

No. De hecho para identificar la causa es necesario llevar a cabo un estudio epidemiológico que es en lo que nos vamos a centrar ahora.

¿Puede tener algo que ver la fauna salvaje?

En el sur el ciervo y el jabalí son reservorios de tuberculosis. Es decir, pueden transmitírsela al ganado bovino. Sin embargo, aunque en Asturias tenemos tuberculosis en animales como el jabalí y el tejón, tienen prevalencias muy bajas, lo cual no es suficiente para que se consideren reservorios.

¿Se podría decir que la carne asturiana es segura?

Por supuesto, yo se la doy a mi hija. La única vía demostrada de transmisión es a partir de la leche y sus derivados, pero para eso tenemos la pasteurización. La carne no es infecciosa.

¿Y por qué el sacrificio?

Para preservar la salud del resto de animales sanos y de las personas, pues la tuberculosis se transmite por vía aerógena.