El Comercio

La patrulla canina, lo más deseado

El salón de actos del Acuario se llenó de niños que no querían quedarse sin pedir sus deseos, vía satélite, al L'Anguleru.
El salón de actos del Acuario se llenó de niños que no querían quedarse sin pedir sus deseos, vía satélite, al L'Anguleru. / FOTOS: DANIEL MORA
  • Los juguetes de la serie de dibujos fueron los más solicitados a L'Anguleru, quien prometió traerlos todos en Nochebuena

Los niños asturianos recibirán estas navidades la visita de un peculiar personaje. Un anguleru que cada Nochebuena llega con su barco a la costa de San Juan de La Arena (Soto del Barco) para repartir entre los más pequeños los juguetes que más desean. Su parecido con el popular Papa Noel se traslada también al físico, si bien el marinero cambia la barba blanca por una de color castaño y el gorro rojo por uno de lana, el cual hay que dejar al lado del árbol o del belén para poder recibir los regalos. A tan solo dos semanas de tan esperada cita, este personaje pudo hablar ayer con algunos niños gracias a un conferencia vía satélite con el Acuario.

L'Anguleru vive en el Mar de los Sargazos, cerca de América, y cada año, antes de comenzar su periplo para llegar al Principado, conecta con ellos para escuchar de primera mano qué juguetes quieren pedirle. Ayer, decenas de niños esperaban ansiosos cogidos de sus padres para poder ver a este personaje a través de la pantalla colocada en el salón de actos. Algunos, para hacer más corta la espera, aprovecharon para escribir sus cartas y echarlas al buzón que durante estos días estará en el hall del edificio, que además está decorado con un árbol hecho con redes de pesca y boyas, elaborado por la Asociación Garabuxada.

Gorro de lana «en la cabeza»

Tras unos primeros y fallidos intentos y después de que los niños llamaran a L'Anguleru en varias ocasiones, por fin se consiguió realizar la conexión. «Ya tengo el barco preparado y en algo más de dos semanas estaré llegando a La Arena», aseguró tras saludar a los presentes, quienes contestaron animados. Lo primero que verá cuando su barco se esté acercando a la costa asturiana serán «las montañas nevadas del Principado, luego el Cabo Peñas y finalmente un pueblín precioso».

El primer afortunado en poder hablar con L'Anguleru fue Diego, de 5 años, quien le pidió una Play Station 3. Dice la tradición que para que este marinero pueda dejar los regalos tiene que haber un gorro de lana al lado del árbol o el belén. Una historia que el pequeño no debía conocer muy bien, pues cuando le preguntó dónde lo iba a poner su respuesta no fue la esperada: «En la cabeza», contestó seguro.

Muñecas, tortugas ninja transformables, disfraces, patinetes... Hubo peticiones para todos los gustos, pero si alguna se repitió en más de una ocasión fue la relacionada con la patrulla canina. La serie de dibujos animados está triunfando entre los más pequeños y parece ser que sus juguetes lo harán estas navidades. Entre regalo y regalo, también hubo tiempo para reírse de las peculiares respuestas de los pequeños. Uno de ellos fue Hugo, de 3 años, quien a la pregunta de L'Anguleru sobre si iba siempre al colegio, él contestó: «No, yo voy a casa de la yaya».

Encuentro en Nochebuena

L'Anguleru aprovechó la ocasión para animar a los niños a ser buenos, acudir a la escuela, estudiar y portarse bien en casa. «Hay que cuidar el sitio donde vivimos y no ensuciar las calles», fue otro de sus mensajes. Además, como novedad, desde el Acuario anunciaron que el próximo día 24 por la mañana, antes de la tradicional cabalgata que el marinero realiza por las calles de San Juan de La Arena, estará en el recinto gijonés.