Dámaso Colunga.
Dámaso Colunga. / TPA

El comisario recomienda cambiar las cerraduras por sistemas 'anti-bumping'

  • Dámaso Colunga achaca los últimos robos en pisos perpetrados desde principios de mayo a una banda itinerante de ciudadanos rumanos

La situación es preocupante. Tanto, que el comisario del Cuerpo Nacional de Policía de Gijón, Dámaso Colunga, insta a sustituir las cerraduras más vulnerables por sistemas de seguridad 'anti-bumping' en las puertas. La recomendación del máximo responsable de la Policía llega después de que los robos en domicilios hayan aumentado más de un 80% este año respecto al mismo periodo de 2015. Solo durante el primer trimestre se registraron 60 robos, a los que hay que añadir los de abril y mayo.

«Se puede tener una puerta superblindada y acorazada, pero si la cerradura no es apta para la protección, la abren con una gran facilidad», señaló el comisario.

Los últimos asaltos tuvieron lugar la semana pasada en la avenida de la Constitución y en el Polígono de Pumarín. Como en anteriores ocasiones, los ladrones utilizaron el método conocido como 'bumping', con el que consiguen acceder introduciendo una llave maestra en la cerradura -siempre de la marca Ezcurra- y mediante varios golpes precisos en un lugar concreto de la puerta logran abrirla en apenas un minuto.

Colunga apunta a que los autores son miembros de una banda itinerante, «muy probablemente rumanos, varones y mujeres, que realizan labores de vigilancia y detectan pisos en los que los moradores no están». Actúan casi siempre por las mañanas, cuando hay más movimiento en la calle. Ni siquiera los propios afectados se percatan de lo ocurrido hasta que entran con su llave con normalidad y comprueban que las estancias de la casa están revueltas. Buscan joyas, dinero y pequeños aparatos electrónicos que les permitan abandonar el edificio sin levantar sospechas.

A los robos cometidos en Gijón se suman los perpetrados en los últimos días en Oviedo y Avilés por el mismo procedimiento y que se atribuyen a la misma banda criminal. Desde la comisaría gijonesa se ha reforzado la vigilancia para detectar la presencia de los delincuentes.

Prisión preventiva

A principios del mes de abril, la Policía detuvo a tres individuos de origen rumano como supuestos autores del robo en 30 domicilios. Desde entonces se encuentran en prisión preventiva a la espera de la celebración del juicio.

Las últimas oleadas de robos por el método 'bumping' han contribuido a aumentar notablemente la carga de trabajo de las cerrajerías, muchas de las cuales tienen incluso lista de espera para poder ejecutar los cambios de las cerraduras. Los mecanismos que los grupos delincuenciales de Europa del Este consiguen abrir con mayor facilidad son los de la marca Ezcurra. «Se han dado casos de fracturar la cerradura para conseguir entrar, pero son las menos veces», apunta Dámaso Colunga.

Desde la Comisaría piden la colaboración ciudadana y que los vecinos alerten a las fuerzas de seguridad sin notan la presencia de una persona ajena al inmueble que pueda resultar sospechosa o si detectan marcas en las puertas o en las paredes de los descansillos.