El Comercio
Araña roja fotografiada por un vecino.
Araña roja fotografiada por un vecino. / E. C.

Una plaga de arañas rojas con una molesta picadura afecta al vecindario de Nuevo Roces

  • Aseguran que los diminutos ácaros proceden de la parcelas sin construir del barrio y se cuelan en las viviendas

Los vecinos de Nuevo Roces han puesto en conocimiento de la Concejalía de Medio Ambiente la presencia de una plaga de arañas rojas en el barrio emergente al otro lado de la ronda Sur. La presidenta vecinal, Lorena García, explicó ayer que la invasión de estos ácaros afecta ahora mismo a todo el vecindario. Proliferan con el calor y el tiempo seco y proceden de las parcelas con maleza que quedan sin construir. «Estas arañas son diminutas. Tienen un tamaño similar al de una pulga (0,5 milímetros). Son como pequeñas motitas de polvo rojas que se mueven», describe García.

La presencia de estos minúsculos arácnidos no es inofensiva, asegura la presidente vecinal, porque está generando molestias. «Entran en las viviendas, provocan picaduras en la gente y dan alergia a los niños», señala García, quien añade que «son resistentes a los insecticidas caseros». Se ha detectado su presencia hasta en las terrazas de los áticos. Son tan pequeñas que se cuelan a través de cualquier ventana. Solo si hay muchas a la vez son realmente perceptibles a la vista.

Los vecinos han remitido un escrito al área municipal de Medio Ambiente a fin de que analicen la situación y les den la respuesta adecuada, a poder ser por escrito. Se trata, según explican, de un problema recurrente al que han tenido que hacer frente en años anteriores por medios privados. Esto es, contratar cada comunidad de vecinos al servicio de fumigación y control de plagas.

«Enormes restricciones»

Desde Parques y Jardines aseguraron ayer que con la normativa actual en la mano «las restricciones son enormes» para poder intervenir desde el ámbito municipal y hacer tratamientos específicos en los edificios afectados.

La mayor amenaza para las arañas rojas es el agua y el riego de las plantas donde tienden a buscar refugio. Cuando la plaga ya es un hecho, como en este caso, uno de los productos más efectivos es al parecer el jabón potásico. Éste tiene la propiedad de reblandecer el exoesqueleto de estos bichos. Los deja muy debilitados y acaban muriendo. Además,es un producto natural e inocuo para la salud.