El Comercio

El final de las primeras obras de rehabilitación en Inuesa se aplaza hasta octubre

Estado actual de las obras, que debían concluir mañana.
Estado actual de las obras, que debían concluir mañana. / PAÑEDA
  • La junta de gobierno concede a Dragados una prórroga de dos meses, pero asegura que «todo está en orden»

Dos días antes de que expirara el plazo marcado en el contrato, la junta de gobierno -en sesión extraordinaria y urgente- aprobó ayer dar una prórroga de dos meses a Dragados para completar las obras de rehabilitación de cuatro bloques de viviendas del poblado de Inuesa. El programa municipal de manzanas degradadas prevé intervenir en los catorce edificios que componen esta barriada de Tremañes. La obra adjudicada el año pasado a Dragados corresponde a la primera de las cuatro fases previstas, en concreto a la rehabilitación de los bloques 11, 12, 13 y 14, que suman ocho portales y 64 viviendas.

La constructora tenía hasta mañana, 26 de agosto, para completar los trabajos, presupuestados en 2.024.572 euros y financiados al 100% con capital municipal. Ahora, después de que el Ayuntamiento haya aceptado la ampliación de este plazo, la entrega de la obra se aplazará hasta el 26 de octubre. La prórroga se debe, indicó la alcaldesa, a «cuestiones técnicas relacionadas con las canalizaciones del cableado de telefonía». Carmen Moriyón aseguró que desde el área de Urbanismo hay un constante seguimiento de esta actuación «y parece que todo va en orden». Añadió que «por la información que tengo, los vecinos están contentos con cómo van las obras».

La actuación se desarrolla según el proyecto elaborado por BAB Arquitectos, firma ganadora del concurso de ideas convocado en 2014. Incluye mejoras tanto en el aislamiento térmico como en la estética de las fachadas y en la accesibilidad.

Mejora de la accesibilidad

En lo referente a este último aspecto destaca la construcción de nuevos núcleos de ascensores por el exterior de los edificios. Una de las soluciones más llamativas por su originalidad es la solución adoptada para ocultar a la vista los tendales que afean las fachadas. «La ropa colgada quedará disimulada con elementos prefabricados de hormigón aligerado», explicaban los arquitectos en la presentación del proyecto.

Por otra parte, el Ayuntamiento ha sacado a contratación la remodelación de la zona de juegos infantiles ubicada en la intersección entre las calles de Los Bolos y La Cuatreada, junto al bloque 14 del poblado. Dado que el nuevo parque Rosendo Paniagua, ubicado a pocos metros de distancia, ya cuenta con un espacio de toboganes y columpios, los ubicados en este área, muy deteriorados, se desmontarán y en su lugar se instalarán máquinas de ejercicios para personas mayores.

La intervención, presupuestada en 39.000 euros, prevé la retirada de la valla metálica que delimita la zona y la sustitución del pavimento acolchado por un suelo continuo de hormigón. La zona de arbolado se cubrirá con césped y se plantarán nuevos ejemplares «que aporten sombra durante el verano y sirvan como lucha contra la contaminación».

Temas