El Comercio

IU exige responsabilidades «técnicas y políticas» por el vertido de Gijón

  • El diputado Ovidio Zapico ha recordado que su partido ya había advertido el pasado dos de junio del riesgo de que, como finalmente ha sucedido, se produjeran daños en la calidad de las aguas litorales

El diputado de IU en la Junta General Ovidio Zapico ha reclamado este lunes que se depuren responsabilidades "técnicas y políticas" por los vertidos de aguas residuales de Gijón. En una nota de prensa, ha afeado al Gobierno estatal que no actúe para solucionar un problema "que no se soluciona, como decía la Consejera del ramo, en la 'depuradora' del Cantábrico.

En una nota de prensa, ha recordado que IU ya había advertido el pasado dos de junio del riesgo de que, como finalmente ha sucedido, se produjeran daños en la calidad de las aguas litorales. "Aquel día advertíamos de que playas con bandera azul, como la Ñora podían verse afectadas por mareas de este tipo si no se hacía algo para solucionar un grave problema, como es que el agua residual de más de 150.000 personas de la ciudad de Gijón estén vertiendo directamente al Cantábrico", ha señalado Zapico.

El diputado considera "lamentable" que un gobierno en funciones que "está haciendo nombramientos en Defensa, o como el de ex ministro Soria para la dirección del Banco Mundial", mire para otro lado y "no haga nada por atajar un problema del que es responsable".

Para el diputado de IU tampoco es aceptable la posición de la Consejera de Medio Ambiente, Belén Fernández, al ser "la máxima responsable" del medio ambiente en Asturias. "Tiene mucho que decir", ha apuntado, añadiendo que la consejera "debe liderar un proceso entre las diferentes administraciones, ente Gijón, el Estado y el propio Principado, que ponga solución y ponga coto a este despropósito".

Ovidio Zapico insistió en la gravedad de la situación, que deja a Gijón como la única ciudad de Europa que vierte directamente al Cantábrico en lo que calificó de "desastre" medioambiental. "Esto, tarde o temprano iba a tener repercusiones. Desgraciadamente nadie nos escuchó, estas repercusiones ya las tenemos en las orillas de nuestras costas y, ahora, en primer lugar, hay que depurar todas las responsabilidades, tanto técnicas como políticas, y revertir una situación que se está haciendo insostenible porque, por mucho que aquel día la señora consejera se empeñase e decirnos que el Cantábrico era una gran depuradora natural, parece ser que no es tan efectiva esa depuradora como ella decía", ha dicho.