El Comercio

Adiós a un hombre «muy sencillo y con mucha visión de negocio»

Fernando y Corsino trasladan al interior de la iglesia de San Julián de Somió el féretro de su padre, junto a varios familiares.
Fernando y Corsino trasladan al interior de la iglesia de San Julián de Somió el féretro de su padre, junto a varios familiares. / DAMIÁN ARIENZA
  • Amigos y familiares despidieron en la iglesia de San Julián de Somió a Corsino García-Rendueles, el que fuera propietario de El Jardín

«En estos momentos lo único que se puede hacer es acompañar a la familia y tener fe». El párroco de San Julián de Somió, Luis Muiña, intentó ayer arropar a la viuda y los dos hijos de Corsino García-Rendueles, durante el funeral en el que estuvieron acompañados por numerosos amigos y compañeros del que fuera propietario de la discoteca El Jardín.

Hace justo tres años despedían a su tío Fernando, el socio y compañero de vida y negocio de Corsino. Ambos convirtieron la discoteca de La Pipa en referente de ocio en la región, contratando a los más punteros artistas a lo largo de los 60 años que estuvieron al frente del establecimiento. Hoy son sus descendientes los que continúan con la empresa.

Corsino falleció a los 78 años. Llevaba tres con un estado delicado de salud. «Le dio un infarto el día de Nochevieja de 2013, la primera que no pasó en El Jardín», recordaban sus allegados. Porque para él su vida era la discoteca. «Vivía para y por El Jardín, era muy trabajador y muy familiar y pese a que era toda una figura en su profesión, nunca presumió de nada», recordaban sus hijos, Corsino y Fernando.

Fueron muchos los que quisieron darle el último adiós a este hombre «sencillo y con mucha visión de negocio», que supo convertir la que era su casa familiar en un buque insignia de la movida gijonesa. Comenzaron en 1949 con una pequeña tienda de ultramarinos y un merendero para los bañistas que dirigían a las playas de Estaño y La Ñora. En los 50 compraron un tocadiscos de última generación y comenzaron a organizar guateques. De ahí a conciertos de la talla de Raphael, Mocedades, el Dúo Dinámico... La última vez que llenaron la sala fue hace dos semanas con la fiesta de aniversario. Corsino y Fernando descansan ya en paz, después de una vida de multitudes.

Temas