El Comercio

Pedro Alonso, ayer, en el campus de Gijón.
Pedro Alonso, ayer, en el campus de Gijón. / DAMIÁN ARIENZA

El director del departamento de Matemáticas, Pedro Alonso, nuevo 'Embajador de Gijón'

  • El Club de Empresas de Turismo de Negocios reconoce su «decidida labor de promotor y prescriptor» de congresos para la ciudad

Es soriano de nacimiento, maño de estudios, ovetense de casamiento, y gijonés de residencia y paternidad. Pedro Alonso, director del Departamento de Matemáticas de la Universidad de Oviedo y catedrático de Escuela Universitaria en el área de Matemática Aplicada, es el nuevo 'Embajador de Gijón' en su edición de 2016. El Club de Empresas de Turismo de Negocios del Principado de Asturias hizo ayer público un reconocimiento a su «decidida labor de promotor y prescriptor que para la ciudad de Gijón ha desarrollado en el mundo congresual a lo largo de los años».

Alonso coge el testigo de Carmen Alonso, coordinadora de la Fundación ALPE Acondroplasia, y se suma a una lista que ya suma entre sus selectos miembros a un total de catorce personas o entidades. Además, este año, coincidiendo con el decimoquinto aniversario del Club, compartirá protagonismo con Enrique Pérez, decano del Colegio de Ingenieros Técnicos Industriales del Principado de Asturias, nombrado 'Embajador Honorífico'. Ambos recogerán sus 'títulos' el próximo jueves, 29 de septiembre, en un acto que tendrá lugar en Las Delicias.

Reuniones internacionales

Pedro Alonso ha ligado su departamento a Gijón en diferentes citas. La última, celebrada el pasado mes de junio, ha sido la XVII Escuela Hispano Francesa Jacques-Louis Lions sobre simulación numérica en física e ingeniería. Anteriormente había sido el artífice del II Workshop en Computación de Altas Prestaciones sobre Arquitecturas Paralelas y Heterogéneas (2011) o la novena edición de la International Conference Computacional and Mathematical Methods in Science and Engeneering (CMMSE), celebrada en 2009.

Y fue precisamente en la edición de este año de esa conferencia internacional, que se desarrolló en Cádiz, donde Alonso recibió una noticia que, según reconocía a EL COMERCIO, «me llena de orgullo». Según el director del departamento de Matemáticas, «este tipo de reconocimiento es muy importante, sobre todo en estos tiempos donde no es fácil encontrar el apoyo de las instituciones, ni de la propia Universidad, lo que hace que nuestro trabajo sea más complejo». Se refería de esta manera a la prácticamente nula repercusión que la promoción u organización de este tipo de reuniones o congresos tiene para la carrera profesional en el ámbito académico de estos profesionales.

Aún así, él se confiesa un «'friki'» al que le gusta meterse «en estos berenjenales». Es, por tanto, un auténtico «reincidente. Y eso que casi siempre acabo preguntándome '¿Quién me mandaría a mí meterme en esto?'. Y mi mujer siempre me contesta: 'Ya sabías lo que hacías'».

Lo sabe, y no puede evitar que le siga entusiasmado un trabajo que, a pesar de los contras -«lo peor es el tiempo que le resta a la familia»-, tiene muchos pros: «Se trata de poner en valor la Universidad de Oviedo, de dar a conocer Gijón y Asturias, de hacer que se conozca aún más nuestra forma de trabajar. Es una satisfacción total», asevera.

Y precisamente por ello, ya tiene en la cabeza la nueva y difícil 'aventura' en la que se quiere enrolar: traer a Gijón el CEDYA. Se trata del congreso más clásico de la Matemática Aplicada Española que suele reunir a unas 300 personas. Una reunión «golosa» bianual que ya tiene sus sedes reservadas para 2017 (Cartagena) y 2019 (Valencia). Alonso pelea desde ya para que pueda ser una realidad en Gijón en 2021. El trabajo a largo plazo del nuevo Embajador.

Temas