El Comercio

La 'capillina' que enamora a vecinos y peregrinos

Varias mujeres visitan la capilla de La Guía.
Varias mujeres visitan la capilla de La Guía. / PURIFICACIÓN CITOULA

El sábado se cumplirá un año desde que el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, consagrase la capilla de La Guía, por cuya reconstrucción pelearon tanto y tantos años los vecinos. En apenas doce meses, el pequeño templo, ubicado junto a la Casa de Acogida de Madres Gestantes, en terrenos de las Madres de Desamparados y San José de la Montaña, ya logró encandilar no solo a los residentes en la zona, sino a los numerosos peregrinos que hacen una parada en su ruta hacia Santiago de Compostela para conocerla. Polacos e italianos en su mayoría, la visitan por recomendación del albergue El Peregrín, situado a pocos metros de la 'capillina', como la denomina cariñosamente su gerente, Domingo Ramos. «Todos vuelven encantados, coinciden en que es preciosa y les llama la atención, sobre todo, su pequeño tamaño, lo que la hace más especial», explica.

Pero los admiradores no solo vienen de fuera, pues también son muchos los vecinos que en los últimos meses hicieron de la capilla su templo de referencia. Se trata, sobre todo, de gente mayor que recuerda, por propia vivencia o por relatos, la ermita original, destruida en 1936 según explica el párroco de Somió, Luis Muiña. En la actualidad, la capilla acoge misas todos los martes, a las 18.45 horas, a cargo del capellán de la Casa de Madres Gestantes, el jesuita Pachi Cuesta. También los martes, jueves y sábados, a las 18 horas, hay rezo del rosario. El templo permanece abierto al público todos los días de la semana de 10.30 a 14.30 y de 16 a 18.30 horas.