El Comercio

Cimadevilla se pone guapa

Una orca hecha a mano por los vecinos, como el resto de adornos que engalanan el barrio, preside la cuesta del Cholo.
Una orca hecha a mano por los vecinos, como el resto de adornos que engalanan el barrio, preside la cuesta del Cholo. / FOTOS: P. CITOULA
  • Los vecinos engalanaron las calles para las celebraciones pese a que problemas con el papeleo obligaron a cerrar temporalmente las atracciones

Estallido de color en el barrio alto. Una gran orca, ballenas, decenas de pulpos y gaviotas, flores, guirnaldas, piratas, un faro y hasta un cofre del tesoro con loro incluido engalanan desde el pasado lunes las calles de Cimadevilla, a quien los vecinos, encabezados por la Comisión de Festejos, quisieron poner guapa como antaño para celebrar las fiestas de los Remedios y la Soledad.

Todo un año llevan los organizadores trabajando de lunes a sábado para dibujar, recortar, pintar y encolar cada uno de los adornos que, con todo lujo de detalles, estos días ondean en el barrio de pescadores. No quedó ni un solo rincón por engalanar e, incluso, multitud de residentes se sumaron ya a la invitación de la comisión de adornar sus ventanas y balcones, en todo un alarde de creatividad. «La idea es recuperar esa tradición por la que Cimavilla era conocida hace décadas, cuando los vecinos de los Remedios y la Soledad se 'peleaban' por ser quien mejor decorase las calles de cara a las fiestas. Queremos que los gijoneses vuelvan a recorrer el barrio y a disfrutar de él», explica el presidente, Omar López.

Un arduo trabajo en el que se vieron acompañados, recalcan, tanto por vecinos como por establecimientos de la zona, y que les permite ofrecer una completa programación en la que los once días de fiesta incluyen infinidad de actividades y actuaciones musicales. Destacan, entre otras, las de Los Stukas, Pasito Show, Top Líder, Mbolakas, Triskel, Takikardia, Los Ruidos, Assia, Alejandra Burgos Band y Sonora Real.

Pese al tiempo y esfuerzo invertidos, las fiestas no comenzaron con buen pie, pues un problema con el papeleo obligó a cerrar temporalmente las atracciones instaladas en los Jardines de la Reina. «Pedimos los permisos correspondientes a la Autoridad Portuaria, como cada año, y nos los dieron, así que pensamos que ya estaba todo correcto. Sin embargo, el domingo nos enteramos de que faltaba una autorización del Ayuntamiento que empezaron a pedir desde el Puerto este año y de la que nadie nos había informado», lamentaba López ayer. Según fuentes municipales, el problema ya está prácticamente resuelto, por lo que las atracciones podrán volver a abrir hoy.