El Comercio

Fuga en el emisario de Peñarrubia, en una imagen tomada por buzos contratados por Xixón Sí Puede.
Fuga en el emisario de Peñarrubia, en una imagen tomada por buzos contratados por Xixón Sí Puede. / E. C.

Los ecologistas avisan del mal estado de todos los emisarios

  • Además del de Peñarrubia, los otros diez de la región presentan roturas y obstrucciones que incluso han sido puestas en conocimiento de la Fiscalía

El emisario submarino de Peñarrubia no es el único de Asturias que presenta problemas, con distintas fisuras a lo largo de sus 2,5 kilómetros de longitud que vierten a la mar las aguas residuales. Muy al contrario. Parece que solo se salva el de Aboño, si bien este tuvo que ser reparado después de que resultara dañado durante las obras de ampliación del puerto de El Musel.

Fructuoso Pontigo, portavoz de la Coordinadora Ecoloxista d'Asturies, asegura que se trata de «un problema de conservación y mantenimiento». Recuerda que «hace 20 años ya denunciamos que los emisarios submarinos no son la solución, porque resultan una hipoteca debido a lo caro que es su mantenimiento».

El colectivo asegura llevar «meses denunciando esta situación en toda Asturias» y es que en algunos casos incluso han puesto los hechos en conocimiento de la Fiscalía de Medio Ambiente. Es el caso del emisario de Vegadeo, «que está completamente roto». Pero también apunta a la gravedad de otro de estos colectores, como es el de «Villaviciosa, que está obstruido desde hace tiempo».

El resto de los emisarios asturianos presentan filtraciones y otros problemas. Fructuoso Pontigo apunta que son los de Viavélez, Ence-Navia, Cudillero, Xagó, Minersa, Ribadesella y Llanes. Todos son de titularidad pública excepto los de Ence-Navia, propiedad de la empresa papelera, y el de Minersa, que pertenece al lavadero de fluorita que esa empresa minera tiene en Ribadesella. Pontigo indicó sobre el primero que «desde la salida del emisario hacia el Este desapareció por completo la vegetación debido a la fracción cloro, que lo quema todo». En cuanto al segundo, explicó que la mancha del vertido aparece muy cerca de la playa de Vega.

Desde la Coordinadora Ecoloxista d'Asturies lamentan que los responsables del Principado no les hagan caso cuando formulan diferentes denuncias sobre los problemas de los emisarios submarinos. Pontigo critica, además, declaraciones como las efectuadas por la consejera Belén Fernández que aseguraba que la propia acción del mar depura los vertidos: «Es un disparate. La mar sí puede depurar la fracción orgánica, pero no otros contaminantes, como los metales».

Los conservacionistas indican que solo salta la alarma en la sociedad cuando aparece una mancha como la de estos días de Peñarrubia, muy cerca de la costa. «Si no fuera así, dirían que no tiene importancia».