El Comercio

Moriyón exige cambios en las bases de los planes de empleo

  • «Mantener las condiciones actuales solo puede conducir al agotamiento definitivo del modelo», advierte en una carta al consejero Blanco

Pese al acuerdo alcanzado hace dos semanas entre la Federación Asturiana de Concejos (FACC), el Servicio Público de Empleo del Principado de Asturias (Sepepa), los sindicatos UGT y CC OO y la Federación Asturiana de Empresarios (Fade) en torno a la nueva convocatoria regional para los planes de empleo, el Ayuntamiento de Gijón sigue mostrándose disconforme con buena parte de sus bases. Ayer mismo la alcaldesa de la ciudad, Carmen Moriyón, remitió una carta al consejero de Empleo, Industria y Turismo, Francisco Blanco, en la que advierte de que «continuar con las condiciones actuales solo puede conducir al agotamiento definitivo del actual modelo de planes de empleo, algo que en modo alguno es deseable». La regidora considera que la convocatoria, en los términos en los que está prevista, «compromete la viabilidad económica de los proyectos y deteriora la imagen de las administraciones locales, poniendo en duda la legalidad de sus actuaciones».

En su escrito, Moriyón pide a Blanco una reunión para analizar «las debilidades legales que presenta el modelo actual para los Ayuntamientos» y detalla varias mejoras necesarias. Por un lado, las referentes a la tipología y duración de los contratos. Sobre este punto, la alcaldesa pide «fomentar aún más los contratos de carácter formativo (de formación y aprendizaje o de prácticas), que priorizan la cualificación de las participantes más que el puro desempeño laboral». Y en lo que respecta a los contratos por obra y servicio, «imprescindibles para alcanzar a todos los colectivos», plantea «más flexibilidad». En este sentido, apunta que «exigir una duración superior a un año no se corresponde con el funcionamiento habitual de este tipo de contratación y abona la idea de artificio legal».

Otro aspecto que propone mejorar se refiere al «periodo subvencionable», que pide «adecuar a la realidad de ejecución de los proyectos». La regidora considera que la «rigidez» actual «fuerza a los ayuntamientos a asumir pérdidas de antemano», por lo que insta al Principado a «involucrarse más en los procesos de selección y admisión, para garantizar que los plazos de subvención se ajustan a los tiempos reales de ejecución».

Número de contrataciones

Moriyón también rechaza que las bases exijan un número mínimo de contrataciones, por cada una de las cuales el Principado aportaría una cuota fija. Gijón, a diferencia de otros ayuntamientos, cuenta con un convenio para beneficiarios de planes de empleo que les garantiza un salario equivalente al de los trabajadores municipales. La subvención regional para cada contrato es inferior a esas cantidades, por lo que el Ayuntamiento compensa la diferencia con fondos propios. La propuesta de la alcaldesa es que el Principado conceda «una cuantía total para nuevas contrataciones» y que sea el consistorio el que determine a cuántas personas puede llegar con ese dinero.

Finalmente pide que en la propia convocatoria se aporte «alguna definición o valoración previa de los proyectos a abordar por los ayuntamientos, lo que supondría un apoyo subsidiario a las obras o servicios desarrollados y limitaría la idea de que los puestos se usan de forma discrecional para las necesidades particulares de cada consistorio».