El Comercio

El 'Pabellón verde' del Grupo costó 212.092 euros más que la indemnización

  • La compensación pactada en el acuerdo extrajudicial con los constructores fue inferior al coste final de las obras para arreglar los desperfectos detectados

Aún con los litigios ya cerrados y las obras finalizadas, la sombra del pabellón multiusos del Real Grupo de Cultura Covadonga -más conocido como 'Pabellón verde'- sigue siendo alargada. Según se desprende del informe presentado por Llana Consultores tras llevar a cabo una auditoría de los cuatro últimos años de la entidad deportiva a petición de la actual directiva, la indemnización percibida por el club, después de que se detectasen más de un centenar de desperfectos en la construcción del pabellón, no fue suficiente para hacer frente al coste final de las obras de reparación.

En concreto, y según señalan los consultores en el documento hecho público el pasado viernes por el presidente grupista, Antonio Corripio, y su equipo, la entidad percibió 1.700.000 euros por parte de los responsables de la obra inicial, mientras los trabajos necesario para poner solución a los múltiples fallos alcanzaron un importe de 1.912.092 euros. Es decir, se produjo un desfase de 212.092 euros. El anterior presidente, Enrique Tamargo, ya lo había reconocido en una entrevista concedida a EL COMERCIO el pasado 2 de enero en la que indicó que parte del dinero -no especificó cuánto- que se iba a destinar a adecentar la finca de La Torriente se tuvo que invertir en la reparación del citado pabellón al no ser suficientes los 1.700.000 euros de la indemnización.

Si bien quedan algunos 'flecos' menores por solventar, el grueso de las obras de reparación ya se llevó a cabo en el último año. A 31 de diciembre de 2015, el Grupo había pagado la primera certificación de los trabajos, por un importe de 245.672 euros. Restan por abonar la segunda y tercera, de 587.558 euros; la cuarta, de 559.371; la quinta, de 412.559, y la última, de 106.932.

Aclaración sobre proveedores

La forma en la que el informe de la auditoría recoge los gastos de aprovisionamiento de los últimos años generó cierta alarma entre algunos socios y, a la vez, proveedores del Grupo. Es el caso de Margarita Díaz Braña, administradora de la empresa de suministros eléctricos Atedi S. L. a la que los consultores señalan como principal proveedor en el apartado de guardarropía. «En el informe, al que como socia tuve acceso, se entiende que Atedi facturó en 2015 un total de 95.904 euros, algo que es rotundamente falso, pues en realidad fueron en torno a 9.000», explicó.

En este aspecto, los propios consultores aclararon que «la interpretación ajustada a la realidad, es que, en cada servicio detallado, el proveedor identificado es uno de los significativos, no correspondiendo el importe total del saldo del servicio con la facturación del proveedor identificado, como erróneamente interpretó Atedi S. L.».