El Comercio

La EMA desconoce el trazado del emisario de Peñarrubia tras ser movido por las corrientes

Instalaciones del emisario en la playa de Peñarrubia.
Instalaciones del emisario en la playa de Peñarrubia. / Citoula
  • El PSOE reprocha a la alcaldesa su ausencia en la reunión de la Comisión de Medio Ambiente, en la que se informó del proyecto para arreglar el colector

El emisario de Peñarrubia no discurre soterrado como se había afirmado cuando fue entregado al Ayuntamiento de Gijón en 2006, sino que se trata de una tubería colocada en el fondo marino siguiendo la geografía de las rocas. Es decir, ni siquiera está recto. Eso ha hecho que durante diez años las corrientes y otras circunstancias provocaran que la infraestructura se haya desplazado, desconociéndose a día de hoy su verdadero trazado. De ahí, la necesidad de realizar un estudio batimétrico para acometer su reparación de forma urgente. Así quedó de manifiesto en la reunión de la Comisión de Medio Ambiente, a la que no asistieron la alcaldesa, Carmen Moriyón, ni la directora general de Sostenibilidad y Cambio Climático, Clara Fernández, lo que afearon los grupos de la oposición.

En la reunión no se ofreció más información que la que dio a conocer la propia alcaldesa el pasado lunes y se despachó el debate sobre el emisario y la mancha de algas y medusas aparecida el pasado domingo en apenas cinco minutos. El encargado de hablar por parte del equipo de gobierno fue el edil Esteban Aparicio.

David Alonso, concejal de Xixón Sí Puede, indicó que en la reunión «no se entró mucho en detalle. Se dijo que están en la fase de estudio para la reparación del emisario para tener el proyecto lo más rápido posible». Pero a Alonso sí le llamó la atención algo de lo que se habló, como fue la batimetría que se está llevando a cabo en la zona en la que se asienta la infraestructura: «Quieren saber por dónde va el emisario. ¿Es que la cartografía que se entregó en 2006 no es exacta?».

Y parece que ese es el caso. José Carlos Fernández Sarasola, edil de Ciudadanos, apuntó que «solo hubo algo de discusión porque no se sabía por dónde iba el emisario». Según explicó, «al parecer se movió por el efecto de las corrientes y otras circunstancias. El problema es que está colocado en superficie. El proyecto indicaba que era soterrado, pero no se hizo así. Tampoco discurre en línea recta, sino que lo asentaron siguiendo las rocas del suelo».

«En dos o tres minutos»

El concejal de Izquierda Unida Aurelio Martín fue crítico con el tiempo que se dedicó a informar de este asunto, máxime teniendo en cuenta que causó bastante alarma entre la ciudadanía tras la mancha detectada el pasado domingo. Martín dijo que «se despachó en dos o tres minutos y no nos dieron ningún dato nuevo de interés». Y eso a pesar de que esta reunión estaba prevista para mañana y se adelantó a ayer a las 9 horas, debido al interés de la alcaldesa, que al final no pudo acudir porque le surgieron otros compromisos. De todas formas, el concejal de la coalición añadió que los mencionados trabajos de batimetría «fueron subcontratados por Tragsa a otra empresa. Cuando se tengan los resultados, está previsto que se haga el proyecto y será entonces cuando se pueda hablar de plazos». «Hay que saber qué falta en el emisario».

El socialista César González fue mucho más crítico con la ausencia de la alcaldesa en la reunión y con las explicaciones -o la falta de ellas- dadas por Esteban Aparicio y apuntó tras la reunión que «los grupos políticos merecíamos una explicación por parte de la responsable en materia de medio ambiente». Es más, González recordó las palabras del pasado junio del concejal Fernando Couto en las que reconocía que la falta de depuración de las aguas de la cuenca Este del municipio hacía más necesaria la reparación del colector, pero «hemos constatado que no hay proyecto y ni siquiera se sabe quién va a realizarlo, no hay previsión presupuestaria ni se sabe cuándo va a empezar. Lo que era urgente en junio, hoy no tiene proyecto ni partida ni calendario».

Ante esta situación, el edil socialista apuntó que el principal problema es la falta de depuración, por lo que conminó al equipo de gobierno municipal a que reclame al ministerio, «pero no vale escudarse en que está en funciones».

Datos microbiológicos

Por otro lado, el Gobierno del Principado recibió ayer los últimos análisis microbiológicos de las muestras de la mancha aparecida frente a Peñarrubia y que, al igual que los del Ayuntamiento de Gijón, descartan la presencia de vertidos frente al litoral y confirman que el agua cumple con la normativa que regula las aguas de baño.

El consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, señaló que la presencia de bacterias y de partículas sólidas se encuentra por debajo de los niveles que marca dicha normativa y que, por lo tanto, la mancha no está relacionada con vertidos o una rotura del emisario submarino.