El Comercio

Central Park arranca con 26 casetas en Isabel la Católica y toda la oposición en contra

Numeroso público recorrió el parque en cuanto quedó inaugurado el festival Central Park.
Numeroso público recorrió el parque en cuanto quedó inaugurado el festival Central Park. / AURELIO FLÓREZ
  • El concejal Jesús Martínez defendió de forma tajante el festival. «Esto no es un macrobotellón y no va a interferir en la vida de las aves», aseveró

Música en directo, castillos hinchables, toda la comida que se pueda imaginar, un carrusel clásico... y un gran surtido de quejas. El concejal de Festejos, Jesús Martínez Salvador, inauguró ayer al mediodía, en el parque de Isabel la Católica, el festival Central Park. Le acompañaba el organizador del evento, Marino González. Los cuatro días de ocio y gastronomía que promete el festival comenzaron rodeados de polémica, después de que colectivos vecinales y ecologistas criticaran duramente el uso del espacio verde para acoger un certamen de este tipo.

A las voces críticas que se alzaron en los días previos al comienzo de Central Park se sumaban ayer las de los representantes de los diferentes grupos municipales, quienes afean a Foro que diese permiso para albergar el festival en un parque con gran biodiversidad y que, además, sirve como hogar de especies protegidas. Concretamente, de la 'Egretta garzetta' o garza común y de la 'Bulbucus ibis' o garza bueyera, según señaló a EL COMERCIO el concejal de Xixón Sí Puede David Alonso. «Hay al menos treinta ejemplares de cada una de estas dos especies que en la actualidad están amenazadas y toda la marabunta, el lío y el ruido que traerá consigo el festival pueden generarles problemas», aseveró.

«Explicaciones»

Alonso se mostró molesto, también, por el hecho de que la titular de Medio Ambiente en el Ayuntamiento, Carmen Moriyón, no acudiese a la comisión celebrada el pasado miércoles, en la que debía explicar, a petición del PSOE, en qué informe o informes se basó la concesión del espacio para tal fin. «Se limitaron a decirnos que podíamos consultar el expediente y eso haremos, pues no tenemos claro si para poder realizar un festival así vale con el permiso de Medio Ambiente, que se suele referir solo al asunto del ruido, o hacen falta otros complementarios», manifestó la socialista Lara Martínez.

El portavoz del grupo municipal de IU, Aurelio Martín, fue más allá y advirtió de que «esto puede sentar precedente de cara a celebrar nuevos eventos de similares características en este espacio». El popular Mariano Marín, por su parte, recalcó que «el parque de Isabel la Católica siempre fue un remanso de paz y convendría dejarlo tranquilo». Se mostró reacio, eso sí, a «buscar normativas o regulaciones para este espacio que siempre funcionó de forma natural», en referencia a la propuesta que pretenden hacer desde Ciudadanos en el próximo Pleno de elaborar un plan de usos para el parque. La idea, explicó el portavoz de la formación en el Ayuntamiento, José Carlos Fernández Sarasola, es evitar que se desarrollen en él «actuaciones incompatibles con su preservación como espacio natural».

Tanto González como Martínez Salvador negaron ayer rotundamente que la celebración del festival, que cuenta con 26 casetas gastronómicas a cargo de hosteleros asturianos, suponga un peligro para el parque y sus habitantes. «Los conciertos son acústicos y nunca superarán los 80 decibelios. También redujimos el sonido del carrusel y no se puso ninguna instalación en las zonas verdes. Las críticas se deben al desconocimiento de esta tipología de festivales, les invito a que se pasen por aquí y lo conozcan», indicó el organizador. El edil aclaró que «Central Park no es ningún macrobotellón y garantizamos que no habrá problema con la limpieza». De hecho, Marino González señala que un equipo de doce personas trabajará de forma continua para evitar que se genere suciedad.