El Comercio

Un último empujón al verano

Santa Olaya. El tiempo acompañó a los socios del club durante su tradicional comida al aire libre.
Santa Olaya. El tiempo acompañó a los socios del club durante su tradicional comida al aire libre. / PALOMA UCHA
  • Los niños, protagonistas en Cimavilla, Serín y La Camocha. El Santa Olaya despide la folixa con una comida popular

Quedan pocos días para que las vacaciones de verano toquen a su fin entre la población escolar, por eso fueron muchos los pequeños que ayer aprovecharon alguna de las muchas romerías que estos días acoge el concejo para hacer lo que mejor saben: divertirse. Arrancaron los niños de La Camocha y Serín, a las cinco de la tarde, con diferentes juegos tradicionales infantiles que congregaron a varias decenas de participantes en ambos casos. Los pequeños playos no se quedaron atrás en cuanto a oferta lúdica. En un inmejorable entorno como es el Cerro, decenas de niños disfrutaron de lo lindo con el pintacaras y los juegos con paracaídas organizados desde la asociación de vecinos Gigia, en colaboración con la Comisión de Festejos del barrio alto.

Si la tarde fue de colores y risas infantiles, la mañana estuvo dedicada al culto a la Virgen de los Remedios en Cimavilla y a la Santina en Serín y La Camocha. Mientras el barrio alto comenzaba con una misa regida por el rito romano en la capilla de los Remedios a media mañana, en el poblado minero hacían lo propio, al mediodía, con su tradicional misa de campaña seguida de una procesión. Programa idéntico el que siguieron los vecinos de Serín, encabezados por su párroco desde hace más de medio siglo, Honorino Tesier. Tras el culto al espíritu, y como manda la tradición en toda romería rural que se precie, llegó la hora del vermú, que en el caso de Serín estuvo amenizada por el grupo folklórico Xiringüelu y en La Camocha por Excelsior.

Ya con el estómago lleno y reposados, los playos disfrutaron por la tarde del pasacalles y el concierto de Silvidos y Gemidos en la Cuesta del Cholo, que sirvió como preludio a la segunda verbena del año, amenizada por la orquesta Top Líder, Mbolakas y música DJ. En La Camocha no quisieron ser menos y tras asistir al XXXIX Memorial Magdalena Provincial de Bolos, más de setecientos vecinos se dispusieron a compartir una merienda cena para coger energías de cara al concierto de Los Jimaguas y el baile a cargo de la discoteca móvil BKV. En Serín, por su parte, los parroquianos tomaron nota de la exhibición de zumba a cargo de varias socias del Club Xente Xoven para poder participar, el sábado en la maratón solidaria que recaudará fondos para la Fundación Aladina. La guinda la pusieron los músicos del Dúo Eclipse al caer la noche.

Mil raciones de fabada

El Club de Natación Santa Olaya despedía ayer sus fiestas con la tradicional subida a la Campa Torres a la que siguió una misa oficiada por el sacerdote Fernando Díaz. El plato fuerte de la jornada fue la comida de hermandad que todos los años celebra el club, durante la que se agotaron las mil raciones de fabada previstas. La sobremesa estuvo amenizada por el DJ Discoastur y los más pequeños todavía pudieron disfrutar durante unas horasde los hinchables.