El Comercio

El gimnasio Charly.
El gimnasio Charly. / P. UCHA

El juez deja en libertad con cargos a los detenidos por vender anabolizantes

  • La Policía arrestó a cuatro personas por su supuesta implicación en la red de venta de sustancias en varias localidades asturianas

Cuatro de los supuestos implicados en la red de venta de anabolizantes desarticulada esta semana han quedado en libertad con cargos. La Policía Nacional los detuvo el pasado miércoles en el marco de una operación de ámbito nacional, que incluyó el registro del gimnasio Charly, situado en la calle Marqués de Casa Valdés. Los agentes también inspeccionaron tres negocios más en Avilés, Piedras Blancas y Arriondas. Tras su detención, los detenidos pasaron a disposición judicial y el magistrado dictaminó su puesta en libertad, aunque sobre ellos pesan cargos relacionados con la supuesta actividad ilícita que se les imputa. Según fuentes cercanas a la investigación, podía haber tres detenidos más.

Los trabajos policiales se centraron en los ambientes de culturismo, en centros deportivos y en tiendas de nutrición en los que las fuerzas de seguridad consideran que se venden productos prohibidos, como esteroides. Las investigaciones corren a cargo de la Unidad de Droga y Crimen Organizado (Udyco) y de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Comisaría General de Policía Judicial de Madrid. Los agentes se desplazaron en los últimos días hasta el Principado para materializar la operación, que lleva meses gestándose.

Al parecer, se trata de una ramificación de una supuesta red criminal dedicada a la comercialización de sustancias estupefacientes, entre las que habría anabolizantes, así como otro tipo de drogas. Los agentes registraron durante varias horas el negocio deportivo de la calle Marqués de Casa Valdés en presencia de un agente judicial. Tras una minuciosa inspección, abandonaron el local con varias bolsas. Se da la circunstancia de que el propietario del negocio se encontraba de vacaciones fuera de la ciudad, al igual que el dueño de la tienda de nutrición de Avilés y el gimnasio de Piedras Blancas que están en el punto de mira de la investigación.

Segunda actuación

Para acceder a dicho comercio avilesino -ubicado en la calle González Abarca, número 12- los funcionarios se valieron de herramientas para cortar la verja y la cerradura de la puerta. Permanecieron en el interior en torno a una hora y media y también en esa ocasión abandonaron en lugar con una bolsa en la mano. Esta intervención policial contra la venta de esteroides tiene lugar siete meses después de que fuesen arrestadas ocho personas en el marco de la denominada 'operación Pértiga'.