El Comercio

Víctor Manuel Cedrón, con el rector saliente a su lado, Álvaro Iglesias, y Gómez Cuesta a la derecha.
Víctor Manuel Cedrón, con el rector saliente a su lado, Álvaro Iglesias, y Gómez Cuesta a la derecha. / ARIENZA

Cedrón se estrena reivindicativo en la Iglesiona

  • Demandó fondos al Principado para preservar arquitectura y pinturas tras la restauración de las vidrieras

El nuevo rector de la basílica del Sagrado Corazón, Víctor Manuel Cedrón, aprovechó ayer la presencia en su toma de posesión de la directora general de Patrimonio Cultural, Otilia Requejo, para pedir al Principado que, tras restaurar las vidrieras, vaya pensando en la posibilidad de preservar «esta fantástica arquitectura modernista y el conjunto pictórico».

Fue la pincelada menos espiritual dentro de una ceremonia solemne en la que el recién llegado agradeció vivamente al alcalde de Laviana y a la comunidad parroquial del mismo concejo, en el que ejerció en los últimos años su labor pastoral, su presencia a modo de despedida en el que es ya su nuevo destino.

«Habéis sido mi vida y fui muy feliz con vosotros», dijo en referencia al pasado más reciente, para expresar a continuación el deseo de formar una «comunidad creyente y abierta» en la basílica, especial a «los niños, que ojalá logremos aumentar la escolanía».

Cedrón fue presentado, poco antes de iniciarse una eucaristía concelebrada en la que participó el titular de la parroquia a la que pertenece la Iglesiona, Javier Gómez Cuesta, por el arcipreste de Gijón, Juan Hevia, con el rector saliente, Álvaro Iglesias, como testigo.

Presentación de Hevia

Hevia señaló que ayer fue un día especial para él porque hizo de introductor entre la feligresía gijonesa de «un compañero de seminario y ordenación». Alabó su trayectoria desde la escolanía de Covadonga, donde «afianzó su devoción por la Santina», hasta la comunidad parroquial de Laviana, pasando por los puestos de vicario parroquial de Pola de Siero y secretario del arcobispo Carlos Osoro, antes de una etapa de estudios en Roma.

Tras la breve, pero sentida semblanza, el arcipreste pidió a los fieles de la Iglesiona «acogida y colaboración; respeto, porque todos los curas somos distintos, y, en tercer lugar, diocesialidad y arciprestalidad».

A continuación, Juan Hevia leyó el nombramiento firmado por el arzobispo Jesús Sanz y preguntó a Cedrón si aceptaba el puesto, a lo que respondió estar «dispuesto con la ayuda de Dios».

Víctor Manuel Cedrón, de 44 años de edad, fue ordenado en 1998 en la catedral de Oviedo por Gabino Díaz Merchán. Es asturiano, natural de Cangas del Narcea, y asume «con ilusión» una pastoral bastante especial porque la Iglesiona no es parroquia. Su toma de posesión como rector de la basílica del Sagrado Corazón tuvo lugar con el templo lleno, si bien él mismo advirtió que buena parte de los fieles le eran «caras bien conocidas» de las parroquias de Laviana.

Se da la circunstancia de el arcipreste de Gijón, que ayer hizo las funciones de anfitrión, por decirlo así, está próximo a dejar la parroquia del Buen Pastor y la ciudad, para oficiar en Pola de Siero.