El Comercio

Cimavilla reparte 400 bollos en el día del socio

  • Serín despachó 220 menús en su corderada y recaudó 320 euros para la Fundación Aladina con la zumba solidaria

Los niños fueron ayer por la tarde los protagonistas de los festejos de Los Remedios en Cimavilla. El auditorio del cerro de Santa Catalina acogió los juegos infantiles y el concurso de disfraces en el que participaron pequeños caracterizados como cazafantasmas, indios so, sardineras, princesas, personajes de Disney y el mismísimo Rey Pelayo en versión menuda.

El barrio alto también celebró ayer el día del socio, en el que se repartieron más de 400 bollos preñaos y otras tantas botellas de vinos entre los vecinos que han contribuido con su apoyo a este potente resurgir de las fiestas de Los Remedios y La Soledad. El ambiente estuvo garantizado durante toda la jornada en plazas y calles con apariciones de cabezudos, actividades y actuaciones musicales como la de Los Ruidos en la Cuesta'l Cholo. Los turistas y las despedidas de soltero también añadieron público extra al bullicio del barrio alto. Hoy los cultos religiosos cobrarán su protagonismo con la misa y procesión en honor de la Virgen de Los Remedios.

En Serín se despidieron ayer de sus fiestas patronales con una corderada servida a partir de las tres de la tarde en la carpa instalada en la parcela municipal anexa a los locales de la Asociación Club Xente Xoven. Los organizadores despacharon 207 menús de adultos y 13 más de niños. Con anterioridad al almuerzo se consiguió un inmejorable ambiente en la sesión vermú amenizada por la charanga de Candás Pepe El Chelo y Sus Marchosos.

Por la tarde se celebró el partido de solteros contra casados en el que se impusieron los del anillo en el dedo por 7-4 y eso a pesar de que en el bando de los solteros jugaban jóvenes futbolistas federados.

Serín también acogió una sesión de zumba solidaria, en la que participaron unas cuarenta personas, y que permitió recaudar 320 euros para la Fundación Aladina. Por la noche se despacharon las últimas cenas de parrillada, tuvo lugar la última verbena, el baile del limón y la gran chocolatada final.