El Comercio

Camaleónico. Aspecto actual del agresor y en su etapa de portero.
Camaleónico. Aspecto actual del agresor y en su etapa de portero. / E.C.

Prisión sin fianza para el agresor del hostelero gijonés Alejandro Imbérgamo

  • 'El Ñaplas' había amenazado de muerte a socios y empleados de Gavia a través de las redes sociales

Prisión comunicada y sin fianza para Francisco Javier González Morán, Javier 'El Ñaplas'. Es la medida decretada este martes por la titular del juzgado de Instrucción número 1 de Gijón a petición de la Fiscalía para el presunto autor de la agresión que el hostelero gijonés Alenjandro Imbérgamo sufrió en la madrugada del domingo a las puertas del pub Bambara. El conocido empresario fue apuñalado en el pecho. Sufrió una herida cerca de la carótida de la que evoluciona favorablemente en el Hospital Central de Asturias (HUCA).

Lo que pasó el domingo había sido imaginado muchas veces por 'el Ñaplas'. Su animadversión por los socios hosteleros del Grupo Gavia y algunos de los encargados de sus locales de ocio nocturno era tal que no dudó en dejar constancia de sus aviesas intenciones a través de las redes sociales.

En el muro de su cuenta de facebook, cerrada hace un año, escribió: «¿Qué estás pensando? Pues nada en especial... en matar a Lorenzo, Javier, Alejandro, Elías, Ladis, Bobi, Israel... pero eso es algo que sueño a diario. Llegará ese momento e iré de caza y alguno caerá... Pero jamás os enteraréis, será rápido, muy fugaz... ¡¡¡NI OLVIDO NI PERDONO!!!».

Por amenazas como ésa de las que tenía pleno conocimiento la Policía el exportero del Cabaré, de 44 años, llegó a tener una orden de alejamiento de Alejandro Imbérgamo, el empresario hostelero de 51 años al que estuvo acechando y asestó una cuchillada a traición en la calle de Marqués de San Esteban. Un agente de paisano detuvo a 'El Ñaplas' en el mismo lugar de los hechos a las 5.20 horas de la madrugada como presunto autor de un delito de tentativa de homicidio. Su molesta presencia en el exterior del local de copas, increpando a la gente que entraba y salía del establecimiento, no pasó inadvertida para los empleados que llamaron a la Policía momentos antes de la agresión con arma blanca.

Dos cuchillos

Tras producirse el suceso, que generó mucho revuelo, los agentes acordonaron el lugar donde se había producido el apuñalamiento para preservar la zona y recuperar el arma utilizada, que fue localizada en las inmediaciones. El cuchillo de 22 centímetros de hoja se encontró en el suelo cerca de 'El Ñaplas' y presentaba restos de sangre. También fue localizad otro segundo cuchillo tirado en la acera de 24 centímetros de hoja.

Alejandro Imbérgamo

Alejandro Imbérgamo

Desde que ocurrió este violento episodio los investigadores de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de Gijón han estado tomando declaraciones a los testigos y a los socios del herido. También recabando las pruebas que serán aportadas al juzgado de instrucción de guardia a cuya disposición pasará hoy el detenido.

El exportero cerró su cuenta de facebook hace un año pero siguió publicando en internet sus reflexiones, críticas sociales y pensamientos que en cada momento le atormentaban o le reconfortaban cuidándose de no mencionar a los empresarios hosteleros a los que culpaba de su despido hace más de tres años en el pub Cabaré y de su posterior infortunio personal y laboral.

Su aspecto físico cambió mucho desde que era portero de la noche y empleado de First Control, empresa que suministra profesionales para llevar el control del acceso en bares, discotecas y eventos multitudinarios. De machacarse a diario en el gimnasio para lucir un cuerpo de culturista del que presumía en las fotos que publicaba, se dejó crecer la barba y se cortó el pelo a lo mohicano. También dejó de broncearse.

«No era más que esteroides y suplementaciones extremas. Cada uno con su cuerpo hará lo que desee, mi humilde consejo es no tomar esteroides. Vuestro cuerpo y bolsillo os lo agradecerá. Ahora soy YO, ese otro ha muerto y si no este lo destrozaría», escribió en redes sociales para renegar de su época de culto obsesivo al cuerpo.

«Si estás en guerra... lucha, lucha y no dejes de luchar hasta ganar o morir en la batalla», fue otro de sus desahogos en las redes sociales antes de ser detenido por homicidio en grado de tentativa.

Temas