El Comercio

Nel Martínez, con el andador que utiliza para desplazarse.
Nel Martínez, con el andador que utiliza para desplazarse. / E. C.

La complicada vuelta al cole de Nel

  • Un niño de 12 años con discapacidad física empieza la ESO sin transporte ni auxiliar

El primer día en el instituto es difícil para buena parte de los alumnos. Pero en el caso de Nel Martínez, de doce años, los nervios de una nueva etapa se acrecientan por las carencias que hay en el IES Universidad Laboral, el centro donde está matriculado. Nel padece tetraparesia espástica, una enfermedad que «limita el movimiento y, por tanto, la autonomía, pero no tiene afectación cognitiva, por lo que su capacidad intelectual es como la de cualquier niño sano», explica su madre, Mónica Suárez. Pero necesita unas herramientas determinadas para poder moverse. Recursos que no tiene su instituto.

El chico, que utiliza un andador posterior para desplazarse, requiere de un auxiliar para ir de una clase a otra dentro del centro escolar. Un apoyo que no ha llegado, aunque el curso en Educación Secundaria Obligatoria (ESO) empieza hoy. Tampoco cuenta con transporte adaptado para acudir cada día a clase. Así se lo comunicaron ayer responsables del IES Universidad Laboral a la madre del chaval. «Nos reunimos con la orientadora y nos dijo que no tenía noticia acerca de cuándo llegarían estos recursos», señala Suárez.

Entonces, la profesional se puso en contacto con la Consejería de Educación para conocer si Nel iba a disponer del auxiliar y el medio de transporte que necesita. «Del auxiliar, nos dijeron que lo enviarían, que había más centros con la misma carencia», relata. Pero el interlocutor del departamento que dirige Genaro Alonso no especificó cuándo iba a producirse esa incorporación. «Del transporte adaptado no dijeron nada», añade la madre del alumno, que solicita a Educación una solución inmediata. No se trata de un capricho de la familia, sino que esta demanda se fundamenta en un dictamen de escolarización que la consejería redactó sobre Nel. Se trata de un informe que se elabora para las alumnos con necesidades especiales, donde se establece cuáles son los recursos humanos y materiales extraordinarios que necesita. En el caso de Nel, además del transporte y el auxiliar, un ordenador, una silla especial y sesiones de fisioterapia en el centro educativo dos días a la semana.

Sin problema en Primaria

Estas dos últimas herramientas y el apoyo del fisioterapeuta sí están ya a disposición del chico. «Nos lo tienen que dar porque es un derecho», asegura la madre de Nel en alusión al vehículo adaptado y el personal de ayuda en el propio centro. La familia está desconcertada por esta situación, pues el niño contó con estos medios durante los cursos de Primaria. Nel, vecino de El Cerillero, acudía al colegio público Jacinto Benavente, en Vega, y allí tenía todo lo necesario para asistir a clase.

«Iba en una furgoneta con más niños», cuenta Mónica Suárez, quien destaca que «no es una opción válida» la carencia de esos medios, imprescindibles para Nel. Su marido y ella hacían ayer cábalas para ver quién se encargaba de llevar y recoger al chico. Ambos trabajaban y no es fácil compaginar los horarios laborales y, además, cuidar de Nel y de su hermano pequeño, de siete años sin la ayuda que les corresponde por ley.

Temas