El Comercio

Células madre para combatir la inflamación ocular

vídeo

Jorge Saá, Francisco Vizoso, María A. Bermúdez y Román Pérez, durante la presentación. / A. FLÓREZ

  • Investigadores asturianos y gallegos presentan un nuevo tratamiento, aún no probado en humanos, que mejora la uveítis

Un grupo de investigadores asturianos y gallegos, procedentes de la Fundación Hospital de Jove y de la Universidad de Santiago de Compostela, presentó ayer en Gijón las novedades de su trabajo conjunto, enfocado en mitigar las enfermedades oculares inflamatorias mediante células madre del cuello uterino. «Los resultados son muy positivos, pues mejora en un 90% de los casos los actuales tratamientos para este tipo de patologías», explica Jorge Saá, oftalmólogo del hospital gijonés.

El estudio, patrocinado por la ONCE y la Fundación para la Investigación con Células Madre Uterinas (Ficemu), se publicó recientemente en la revista especializada 'Experimental Eye Research', y recoge los datos arrojados durante la fase experimental, en la que se probó un cultivo de células madre uterinas en ratones y conejos. «Supone una novedad internacional. Actualmente no hay muchos avances en el tratamiento de enfermedades del ojo con estos procedimientos», apuntó Francisco Vizoso, responsable de investigación en Jove.

Ahora, la siguiente fase pasa por que la Agencia Española de Medicamentos de el visto bueno para comenzar la fase clínica. Esto supone el tratamiento con humanos, «aunque siendo conscientes de que es un proceso que puede dilatarse años», sostienen los investigadores.

Una extracción 'no agresiva'

La uveítis -como se denomina a la inflamación intraocular- es cada vez más frecuente en los países desarrollados, con 70 casos por cada 100.000 habitantes o, lo que es lo mismo, un 15% de las cegueras. Su tratamiento, hasta la fecha, ha sido especialmente complicado. Cuatro de cada diez casos de uveítis vienen ligados a una enfermedad de base, sobre todo autoinmune.

Asimismo, otra de las mayores ventajas del nuevo tratamiento reside en su facilidad para generar material médico, así como el caracter 'no agresivo' de la extracción. «Las células madre uterinas se obtienen mediante citología, propia de cualquier revisión ginecológica habitual», explica María Álvarez Bermúdez, de la Universidad de Santiago de Compostela y encargada de toda la fase experimental. La muestra se deja en cultivo 48 horas y el líquido secretado se utiliza como dosis en vía típica.

Los resultados, según apuntan satisfechos los investigadores, no dejan lugar a dudas. «Las células madre uterinas tienen un potencial antiinflamatorio increíble», concluyen.