El Comercio

Enedina Marrón leyó un comunicado en nombre de los otros barrios donde se reformarán fachadas.
Enedina Marrón leyó un comunicado en nombre de los otros barrios donde se reformarán fachadas. / PALOMA UCHA

Un informe externo avala la actuación del Ayuntamiento en Francisco Eiriz

  • Eva Illán prevé aprobar hoy las bases de las ayudas para vecinos que hayan visto minorada alguna prestación

Los problemas derivados de la concesión de ayudas a la rehabilitación de viviendas en la calle de Francisco Eiriz, en Jove, volvieron a protagonizar ayer parte del Pleno municipal a raíz de una pregunta del portavoz socialista, José María Pérez, sobre el grado de cumplimiento de los acuerdos sobre este asunto adoptados por la Corporación en abril. El debate incluyó la intervención de dos portavoces vecinales.

Enedina Marrón, de Portuarios, habló en representación tanto de los vecinos de su barrio como de Monteana, Roces y Contrueces, donde están previstas futuras actuaciones dentro del conocido como plan de barrios degradados. «Hace cinco meses que les pedimos que cambiasen las bases para que donde aún no han comenzado las obras no se vuelvan a causar los mismos perjuicios. Porque si la condición para arreglar nuestras fachadas es que luego nos quedemos en la indigencia, no queremos esas subvenciones. Pero hasta ahora no han hecho nada, solo engañarnos», afeó al equipo de gobierno.

María García, portavoz de las comunidades de Francisco Eiriz, calificó las obras en su barrio como «una obra faraónica de la alcaldesa que le proporcionó votos, pero que dejó muchas víctimas en el camino». Lamentó que el Ayuntamiento vea inviable conceder ayudas para compensar los efectos sobre el IRPF de las aportaciones recibidas para la ejecución delas obras y que argumente para ello que la ley no permite subvencionar el pago de impuestos. «Pues invéntense un nombre, como 'ayuda económica a las familias traicionadas por el Ayuntamiento de Gijón'», replicó.

Los vecinos mantienen que en las bases de estas ayudas se está optando por «la fórmula más dañina para los vecinos», posición que también comparte el PSOE. El principal punto de conflicto tiene que ver con el fraccionamiento de estas ayudas. En Francisco Eiriz se seguía un procedimiento similar al que se aplica en el Muro, donde se concede una subvención dineraria que se puede fraccionar hasta en cinco anualidades. Ana Braña recordó, sin embargo, que en el anterior mandato ya se suscitó un amplio debate sobre la inconveniencia de dejar en manos de las comunidades la gestión de cuantías tan elevadas de dinero como las que se conceden a los barrios degradados, donde la subvención alcanza el 100% de la obra. Entonces, en base a un informe de la Intervención municipal, se optó por un cambio en las bases para que sea el Ayuntamiento el que ejecute directamente las obras y entregue a los vecinos los trabajos realizados bajo un formato de subvención en especie. Esto no obstante, reduce las anualidades a dos o tres, pues cada una de ellas debe vincularse a una unidad de obra (ascensores, cubierta...). Los vecinos advierten de que esto representa incrementos patrimoniales «de 35.000 ó 40.000 euros al año», con los correspondientes efectos sobre el IRPF. El gobierno, sin embargo, se ampara en las recomendaciones de la Intervención.

Reclamación patrimonial

Ana Braña presentó un informe jurídico externo que interpreta que en la gestión de las ayudas de Francisco Eiriz «no cabe efectuar ningún reproche al Ayuntamiento de Gijón, pues no existe irregularidad alguna que le sea directamente imputable». En lo que respecta a la viabilidad que puede tener la presentación de reclamaciones patrimoniales contra el Ayuntamiento «por el supuesto daño producido» al haber recibido en 2015 el pago de dos anualidades en lugar de una, un informe del servicio municipal de Patrimonio señala que «deberían ser inadmitidas». Los técnicos argumentan que «el planteamiento de que los interesados tienen derecho a que el abono de las anualidades se realice cada una en un año natural carece de todo fundamento».

Por otra parte, la presidenta de la Fundación Municipal de Servicios Sociales, Eva Illán, tiene previsto aprobar hoy mediante una resolución las bases para la concesión de ayudas a los vecinos que como consecuencia de la subvención recibida hayan visto mermadas prestaciones como pensiones o subsidios. La ayuda máxima serán 5.000 euros por año (entre 2013 y 2016).