El Comercio

Los perjudicados por el plan de barrios degradados podrán pedir ayudas de 5.000 euros

  • La línea se limita a quienes hayan visto reducidas o denegadas pensiones y subsidios por el dinero recibido desde 2013 para las obras

La concejala de Bienestar Social y presidenta de la Fundación Municipal de Servicios Sociales, Eva Illán, aprobó ayer la convocatoria de ayudas para los propietarios de viviendas «que hayan visto disminuidas sus prestaciones como consecuencia de haber percibido ayudas municipales para la rehabilitación de fachadas». La edil señaló que, tal y como están redactadas, las bases no se limitan a los residentes en la calle de Francisco Eiriz de Jove, sino a cualquiera que haya sufrido un perjuicio similar.

El incremento patrimonial experimentado por las mejoras realizadas en sus viviendas ha supuesto que algunos beneficiarios del plan de fachadas, supresión de barreras arquitectónicas y rehabilitación de barrios degradados superaran los baremos establecidos para la percepción de diferentes pensiones o subsidios. Esto provocó que en ocasiones la cuantía de estas prestaciones se viera minorada o que incluso se denegara el acceso a ella. El objetivo del Ayuntamiento con esta nueva línea, dotada con 80.000 euros, es compensar las reducciones sufridas por ese motivo.

El plazo para optar a estas ayudas estará abierto del 1 al 31 de octubre. Los beneficiarios deberán ser titulares de una vivienda para la que se hayan recibido subvenciones para la rehabilitación de fachadas entre 2013 y 2016. La vivienda tendrá que ser residencia habitual del solicitante, salvo en los supuestos en que éste tenga una propiedad igual o inferior al 50% y en ella resida otro de los propietarios. También se exige que el solicitante u otra persona que forme parte «de la unidad de convivencia» haya visto «minorada, extinguida o denegada alguna prestación económica entre 2013 y 2016 como consecuencia del incremento de sus ganacias patrimoniales derivado del abono de la subvención» para la reforma del inmueble. Los ingresos brutos mensuales del titular de la vivienda no podrán superar los 905 euros al mes en el caso de unidades de convivencia con uno o dos miembros, 1.011 euros si son tres o cuatro y 1.118 euros si son cinco o más.

El importe de la ayuda se fijará en función del perjuicio sufrido, siempre que las circunstancias aducidas sean acreditadas documentalmente «y con un límite máximo de 5.000 euros por solicitante y ejercicio, entre 2013 y 2016».

«Triquiñuelas» en Tremañes

Los efectos colaterales de las ayudas a barrios degradados volvieron a protagonizar esta semana el Pleno. El PSOE advirtió de que la nueva fórmula utilizada puede ser aún más perjudicial para los vecinos, pues en lugar de recibir la subvención en cinco anualidades lo harán en tantos plazos como años dure las obras, con el consiguiente incremento patrimonial. José María Pérez puso el ejemplo de Tremañes, donde los trabajos tienen una ejecución prevista de ocho meses «y el gobierno tendrá que buscar triquiñuelas para ver cómo hace un aplazamiento».

Temas