El Comercio

El pozo de tormentas del Arbeyal no estará listo hasta, al menos, 2020

  • La EMA aprobará el jueves nuevas condiciones para licitar la redacción, pues las aceptadas en mayo solo tenían en cuenta aspectos económicos

Que la zona oeste necesita un pozo de tormentas no se le escapa a ningún gijonés. Que lo necesita ya mismo, quedó patente en la tarde del pasado jueves, cuando vecinos y comerciantes de La Calzada volvieron a ver, impotentes, como el nivel del agua aumentaba en pocos minutos hasta inundar negocios, portales y trasteros mientras motos y contenedores flotaban por la calle Brasil.

«En quince meses es la tercera vez que pasa algo así y ya hace un año, por lo menos, que oímos hablar del famoso pozo de tormentas. Si esa es la única solución y todavía no está ni redactado el proyecto, ¿qué estuvieron haciendo hasta ahora?», se preguntaban los vecinos de los números 43 y 45 de la calle Domingo Juliana mientras achicaban agua de los pozos de sus ascensores mediante pequeñas bombas. Efectivamente, y, según volvió a señalar ayer por la mañana el nuevo gerente de la Empresa Municipal de Aguas (EMA), Vidal Gago, en una segunda visita a los afectados, no será hasta la reunión del consejo de administración de la empresa, el próximo jueves, cuando se apruebe el pliego de condiciones que deberán cumplir las empresas que opten a la redacción del proyecto. «Una vez aprobado, el plazo para la presentación de ofertas comenzará la semana del 26 de septiembre o la siguiente, a más tardar», indicó Gago.

Aunque no quiso dar fechas concretas, el gerente de la EMA hizo hincapié, de nuevo, en su intención de «agilizar los trámites» para que el pozo esté listo cuanto antes. Una vez adjudicada la redacción del proyecto del tanque de tormentas, lo que puede llevar varias semanas, la empresa concesionaria dispondrá de «unos ocho o nueve meses» para presentar el documento a la EMA para su aprobación. «A continuación, y pasado el periodo normal de licitación de la obra, arrancarán los trabajos. Trataremos de que eso pase antes de 2018», indicó Gago. De cumplirse estos tiempos, y teniendo en cuenta que el plazo previsto para la realización de las obras en el caso del pozo de Hermanos Castro fue de 20 meses, los vecinos y comerciantes de La Calzada podrían comenzar a respirar tranquilos en 2020.

Cabe recordar que la del jueves no será la primera vez que el consejo de administración de la EMA aprueba el pliego de condiciones para la redacción de este proyecto: ya lo hizo a finales del pasado mayo. Sin embargo, y según pudo saber este diario, el nuevo gerente no se mostró satisfecho con el hecho de que solo se tuviesen en cuenta aspectos económicos y antes de iniciar la licitación abogó por incluir nuevas condiciones que incluyesen también criterios más técnicos.

Temas