El Comercio

«Al volver de Alemania, solo quise quedarme en Cimavilla»

Cimavilla. En primer término, Emilio Muñiz, Conchita Álvarez, Pilar García y Ana María García.
Cimavilla. En primer término, Emilio Muñiz, Conchita Álvarez, Pilar García y Ana María García. / JORGE PETEIRO
  • El día del socio en el barrio alto ofreció comida, música y baile y sirvió para reconocer a cuatro veteranos vecinos

  • Los juegos infantiles y la chocolatada centran las fiestas de Moreda, mientras en Pescadores animó la música de Dasilva tras el pregón de Yllara

Con el olor a sardinas subiendo implacable por la Casa del Chino y los gritos de los cabezudos asustando a algún que otro niño, Cimavilla comenzaba su día del socio con un acto plagado de emotividad, ya que cuatro de sus vecinos más veteranos fueron homenajeados por su fidelidad al barrio. Rodeados de familiares y amigos, Ana María García, Conchita Álvarez, Emilio Muñiz 'El Negro' y Pilar García recibieron el calor de los suyos a través de una placa, un ramo de flores y mucha música. «La misión de nosotros, los jóvenes, es coger el testigo de nuestros mayores. Tenemos que defender la identidad de nuestro barrio y luchar por Cimavilla con la participación de todos», afirmó Sergio Álvarez como representante de la asociación de vecinos.

Chocolatada para todos los públicos en Moreda.

Chocolatada para todos los públicos en Moreda.

El folclore asturiano tuvo su lugar en el evento con la actuación del Coro de Mujeres Gigia y el Coro de Voces de Cimavilla, que cerró el acto y supuso una sorpresa para 'El Negro', un ilustre vecino del barrio alto estrechamente ligado a la formación musical. Con el 'Gijón del alma' todavía en los labios, Ana María García, otra de las homenajeadas, solo tuvo palabras de agradecimiento para el barrio que le vio nacer. «Marché para Alemania pero cuando volví no quise ir a ningún otro sitio que no fuera este. De padre, hermano y sobrino pescador, soy cimavillera desde siempre», indicó pletórica. Ya entrada la noche, la música conquistó todos los rincones del barrio, culminando con la actuación de la orquesta Assia, que congregó a la su ya habitual multitud de seguidores.

Golosos y folixeros

Moreda y Pescadores, por su parte, tampoco se quedaron atrás con una jornada repleta de actividades. La chocolatada fue uno de los mayores atractivos de Moreda, ya que congregó a decenas de niños y adultos a lo largo de la tarde. Los más pequeños, precisamente, fueron los protagonistas del día al disfrutar de una selección de juegos tradicionales asturianos ofrecidos en la asociación de vecinos.

Varios niños juegan en la carpa montada en Pescadores.

Varios niños juegan en la carpa montada en Pescadores.

En Pescadores la fiesta se alargó hasta más tarde gracias a la actuación de la orquesta Dasilva. Antes, la Xanina 2015, Yllara, se encargó de dar el pregón a todos los vecinos del barrio, que todavía disfrutarán de folixa hasta mañana.