El Comercio

El consumo de cannabis se dispara

Dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía transportan varias plantas de cannabis decomisadas en un domicilio.
Dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía transportan varias plantas de cannabis decomisadas en un domicilio. / MARIO ROJAS
  • Desde enero, la Policía tramita una media de tres actas de tenencia de drogas al día

  • El decomiso y aprehensión a consumidores, cada vez más jóvenes, ha aumentado en torno al 30% este año

Solo hace falta darse un paseo por Cimavilla o Poniente las noches de los fines de semana para constatar que el consumo de hachís y cannabis es una práctica muy extendida entre los jóvenes. La apreciación se vuelve certeza con los datos del Cuerpo Nacional de Policía sobre la mesa. Durante los primeros ocho meses del año, los agentes han tramitado un total de 753 actas por consumo y tenencia de sustancias estupefacientes en la vía pública o en los establecimientos hosteleros de la ciudad. O lo que es lo mismo: tres sanciones administrativas por droga al día. En 2015, sin ir más lejos, la media era de dos multas por jornada.

El decomiso y aprehensión a consumidores ha aumentado en torno al 30% este año. Hay más controles preventivos en las zonas de ocio, pero también un mayor hábito de consumo, principalmente entre menores de edad y jóvenes en la veintena. Fumar hachís o marihuana está considerado por un sector de la población como menos perjudicial que consumir otro tipo de drogas como cocaína, anfetaminas o heroína.

Esta banalización de sus efectos es uno de los principales caballos de batalla contra el que luchan tanto las fuerzas de seguridad como los facultativos médicos, a los que cada vez llegan más pacientes con adicciones al hachís y el cannabis con severos trastornos mentales derivados del consumo.

Para hacerse una idea, Proyecto Hombre atendió el pasado año a 1.217 personas. El hachís figura como la segunda droga con más demanda de tratamiento (21,9% de los usuarios), solo por detrás del alcohol -un 25,1% en el caso de los hombres y un 33,9% en el de las mujeres-. Hace cinco años que la ONG viene constatando un aumento de las adicciones por estas drogas, que subieron en diez puntos tanto en hombres como en mujeres desde 2011, en detrimento de la cocaína, que en los últimos años ha experimentado un retroceso respecto a la década pasada.

Menores de edad

Según se recoge en el Plan Nacional de Drogas publicado con los datos recabados el año pasado, el consumo diario de hachís y cannabis se ha incrementado dos décimas hasta el 1,9% de la población (un total de 23.136 personas entre 15 y 64 años respondieron a cuestionarios sobre 23 drogas), lo que supone que alrededor de 620.000 personas fuman cannabis todos los días a nivel nacional. Entre los menores de 15 y 17 años, el consumo de cannabis en el último año es cinco veces superior al registrado entre la población adulta.

En Asturias, el Observatorio de Drogas y Adicción a las Bebidas Alcohólicas del Principado determina que el cannabis es la droga de comercio ilegal con mayor proporción de consumidores, en niveles equiparables a los hipnosedantes y los medicamentos para tratar patologías mentales.

La lucha contra el tráfico y consumo de sustancias estupefacientes es una de las principales preocupaciones de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, desde donde se trabaja no solo para desarticular las redes de distribución que operan en la ciudad, sino para atajar el consumo entre los particular. En los ocho primeros meses del año han sido detenidas 50 personas acusadas de delitos contra la salud pública.

La última gran operación contra la venta de hachís se llevó a cabo en agosto. Fueron detenidas catorce personas acusadas de la distribución del denominado popularmente como 'chocolate' desde establecimientos hosteleros de comida árabe. Fueron decomisados cuatro kilos de hachís. En diciembre de 2015 la Policía Nacional decomisó un total de 105 kilos de hachís y 135.000 euros. Hubo nueve personas detenidas. Los implicados vendían la droga en bares de los barrios de Pumarín, Nuevo Gijón y El Llano.