El Comercio

«Llevaba sesenta años sin andar en bici, pero esto no se olvida»

vídeo

Por la izquierda, Charo Moreno, Eugenia García, Ana Toledo y Begoña Martínez, con la monitora Eugenia García-Sastre. / AURELIO FLÓREZ

  • El taller de aprendizaje de Asturies ConBici contó con 23 participantes, algunos llegados desde Oviedo e incluso Cantabria

Nunca es tarde si la dicha es buena y más aún, si la dicha va sobre dos ruedas. Charo Moreno tenía claro que no quería dejar pasar ni un día más sin aprender a andar en bici y por ello no dudó en viajar desde Santander a Gijón únicamente para conseguirlo. «Siempre me está animando mi hija para que dé el paso y me suba a la bici; vi por internet este curso y no lo dudé, vine ayer a Asturias -por el viernes- y me vuelvo ahora con la lección bastante aprendida», resume esta cántabra que asegura que «pese a que Santander es una ciudad con muchas cuestas, voy a ver si convierto esto en un hábito porque realmente es muy entretenido».

Charo fue una de las 23 participantes en el taller que impartió Asturies ConBici junto al Palacio de Deportes en el marco de la celebración de la semana de la movilidad. Es el tercer año que convocan esta iniciativa para enseñar a la gente a manejarse sobre una bicicleta y la respuesta ha sido abrumadora. «Hemos tenido que dejar a interesados fuera porque la demanda fue muy alta», explica Eugenia García-Sastre, una de las monitoras.

Eugenia García hacía «unos 60 años que no montaba en bici», pero fue subirse de nuevo «y recordar un poco todas las habilidades». Y por aquello de que en esta ocasión el tiempo no hace el olvido, a la media hora de la clase ya se manejaba con destreza. «Estos cursos son estupendos porque los profesores te dan mucha seguridad y trucos para no caer; si tuviese que aprender yo sola no sería lo mismo», resume la mujer, satisfecha con los avances del primer día. El taller, realizado en colaboración con el Ayuntamiento, contó con dos niveles: el cero para los novatos y uno más avanzado para el público infantil, siempre ataviado con el casco obligatorio.

«Primero nos quitaron los pedales para que bajásemos una pequeña cuesta y cogiésemos un poco de estabilidad con la bicicleta, luego nos pusieron un pedal y cuando ya estábamos un poco más acostumbradas, el otro. Es cuestión de equilibrio y de ir poco a poco probando sin coger miedo», resumía Begoña Martínez, vecina de Oviedo y que también se desplazó a Gijón únicamente con el fin de asistir al taller. Asturies con Bici inaugurará nuevo local el próximo mes de octubre en la calle Puerto Cerredo.

Temas