El Comercio

El presidente asegura que solo buscan exponer al socio «los datos veraces»

El presidente del Grupo, Antonio Corripio, recibió ayer con «sorpresa» las afirmaciones de su predecesor en el cargo, Enrique Tamargo, y cree que todo se hubiera aclarado si éste hubiera acudido a la reunión que estaba prevista para el pasado martes en la que se pretendía hablar de todos estos temas. Corripio apuntó que «nuestra preocupación es que queremos presentar al socio la situación que nos encontramos con la mayor veracidad».

Rechaza haber vertido cualquier opinión en base a los datos realizados por Llana Consultores, «que ganó un concurso. Si Tamargo no está de acuerdo, no es con Corripio, sino con Llana», dijo.

El presidente asegura que «no hay ninguna animadversión ni ataque a Tamargo ni a su junta directiva, pero lo que sí le pedimos es que cuando presente algo, lo apoye con informes técnicos, ya que lo que hace es dar una opinión».

Antonio Corripio recordó que siempre rechazó adoptar cualquier medida contra el anterior presidente y se reafirmó en que «lo que queremos es ir de la mano todos juntos. Por eso le habíamos citado, para ver si había que revisar algo de la auditoría para dar información veraz a los socios».

El presidente se reafirma en que «si hay algo con lo que Tamargo no está de acuerdo, no tenemos ningún problema en estudiarlo y, si se comprueba que está equivocado, se corregirá». Pero siempre desde el punto de vista de que la auditoría no fue realizada por él, sino por una empresa de prestigio internacional.

Antonio Corripio sí quiso insistir en «pedir rigor en todo lo que presenta», al tiempo que «le tendemos la mano».