El Comercio

El pretendido eje Gijón-Cork también hizo aguas

La otra propuesta que presentó el Principado para solicitar una subvención en Europa era la denominada Main-Platforms que, como se decía en la documentación, «se refiere a los puertos marítimos de Gijón y Cork y es parte de un proyecto global que trata de desarrollar la conexión en una infraestructura de alta capacidad Aveiro-Madrid-París-Irlanda, de una manera multimodal como parte de los corredores del Atlántico y del Mar del Norte-Mediterráneo». Se pedían 730.000 euros de ayuda, pero lo que se recibió fue un varapalo de la Comisión Europea poniendo en duda los planteamientos de toda la propuesta. Total: cero euros.

¿Cuáles pudieron ser los motivos de esta rotunda negativa? Los técnicos valoraron, en primer lugar, la contradicción de hablar de Gijón y Cork y, luego, mezclar la conexión Aveiro-Madrid-París-Cork, incluyendo dos corredores diferentes. Aveiro, Madrid y París pertenecen al Corredor Atlántico, en que no está Gijón. Y Cork es del Corredor del Mar del Norte-Mediterráneo, donde también está París. Pero es que, además, el modo de transporte para el eje Aveiro-Madrid-París es el ferroviario, no el marítimo. Los puertos de Aveiro y Cork solo recibirán dinero para la parte ferroviaria. Al estar fuera, no se prevé que Gijón reciba ayudas en el Programa CEF-Transport 2014-2020 en proyectos de infraestructuras hasta 2030. De hecho, la Comisión Europea no quiere que se mezclen los futuros corredores de la Core Network, más que en los 'nodos' comunes.

Por ejemplo, Madrid y Algeciras estarán en ambos corredores: Mediterráneo y Atlántico. Bilbao estará en el Corredor del Atlántico y Gijón, El Musel, en ninguno de ellos. El sistema de los nueve corredores, considera Europa, ya es bastante complicado como para que algunas propuestas, como la llegada desde el Gobierno de Asturias, trate de mezclarlos y enredarlos más todavía. Cada corredor tiene un estudio desde 2014 y está en preparación un Master Plan que fijará un presupuesto para su desarrollo. Además, el Brexit también aportará más confusión, ya que el corredor al que pertenece Irlanda incluye también a Inglaterra, Bélgica, Francia..., así que la Unión Europea tendrá que reconsiderarlo dadas las nuevas relaciones político comerciales que se generarán con el Reino Unido. Con todo ello, el pretendido eje Gijón-Cork (Irlanda), pues, también hizo aguas en Europa.