El Comercio

María Julia Coca.
María Julia Coca. / E. C.

Aparece en Oviedo la vecina de Llanera que había sido vista por última vez en Gijón

  • María Julia Coca, de 53 años, fue localizada por la Guardia Civil después de que abandonara su domicilio por voluntad propia el pasado viernes

La vecina de Lugo de Llanera María Julia Coca Arribas, de 53 años, apreció en buen estado físico ayer en Oviedo. La mujer se fue por voluntad propia del domicilio familiar el pasado viernes cuando se dirigió a Gijón para visitar a la hija de una antigua vecina de sus padres que reside en el barrio de Pumarín. La ausencia de noticias sobre el paradero de la mujer durante la jornada motivó que su familia se preocupara y diera la voz de alarma ante su desaparición.

En la madrugada del sábado, cinco coches partieron de Lugo de Llanera para buscar a la mujer en la zona de Pumarín sin obtener ningún resultado. Durante la jornada de ayer, la búsqueda se extendió a Oviedo, adonde los familiares de Coca se desplazaron por la mañana para buscarla por la ciudad.

La noticia de que la mujer, casada y con dos hijos, había sido localizada y se encontraba en buen estado físico llegó a las tres de la tarde. La Guardia Civil llamó a Cristian Suárez, uno de sus hijos, para comunicárselo. En ese momento el joven se mostraba contento y tranquilo tras saber que su madre estaba bien, aunque desconocía el lugar en el que había sido hallada. «La familia, empezando por mi padre Enrique Suárez y mi hermano Jonathan y yo, queremos dar las gracias a la Guardia Civil y a todos los vecinos de Llanera que desde el primer día nos ayudaron en la búsqueda», comentaba Cristian Suárez. El cariño de los vecinos de la localidad ayudó a superar las duras horas de angustia y sinvivir de sus allegados por no tener noticias de la mujer.

En las casi cuarenta y ocho horas que Coca estuvo en paradero desconocido fueron muchas las personas que se pusieron en contacto con la familia para tratar de comunicar alguna pista que pudiera facilitar su localización, pero ninguna era fiable. Algunas la ubicaban en Mieres. Otras, con ropa que no se adecuaba a la que vestía en el momento de la desaparición.

Sin revelar su paradero

Sin embargo, algunas de las comunicaciones referían haberla visto en la estación de ALSA de Gijón, en concreto en los andenes donde estacionan los autobuses con dirección a Oviedo. Fue en la capital del Principado donde los agentes de la Benemérita, hallaron a Coca. Según fuentes cercanas a la familia, la vecina de Lugo de Llanera trasladó a los agentes de la Guardia Civil que la encontraron su deseo de no desvelar por el momento a su familia dónde se encontraba, solo que estaba bien de salud. Se desconoce por tanto qué motivó que la mujer decidiera abandonar el pasado viernes el domicilio familiar.