El Comercio

El Musel frena su crecimiento con un millón de toneladas menos de carbón

Movimiento de graneles sólidos en la terminal de EBHISA de El Musel.
Movimiento de graneles sólidos en la terminal de EBHISA de El Musel. / PURIFICACIÓN CITOULA
  • El tráfico total a finales de agosto fue de 13,49 millones de toneladas, un 2,74% por debajo de lo registrado en 2015

El Musel movió en los ocho primeros meses del año un total de 13.491.209 toneladas, lo que supone una pérdida de 379.739 toneladas, en términos absolutos, y del 2,74%, en términos relativos, respecto al mismo periodo del año anterior. El carbón es el protagonista claro de ese resultado todavía provisional y parcial de un ejercicio en el que ya estaba anunciada una previsión de menos movimiento de mercancía que en 2015, precisamente por la reducción de las importaciones carboneras.

De enero a agosto de 2016 fueron movidas en el puerto gijonés 5.159.512 toneladas de carbón, es decir, nada menos que 1.041.008 toneladas por debajo del mismo periodo del pasado año. Hay que tener en cuenta que en esa caída no se refleja ya la pérdida del medio millón de toneladas anuales que mueve ahora en Avilés la empresa García Munté, puesto que el cambio se produjo ya en 2014.

En esas condiciones, los incrementos en cemento y clínker (124.210 toneladas), cereales (65.324 toneladas), mineral de hierro (99.008 toneladas, y resto de graneles sólidos (372.249 toneladas) no pudieron paliar lo ocurrido con el carbón. Curiosamente, en los ocho primeros meses de este año aumentó el tráfico de mercancía general (un 6,32% o, lo que es igual, 57.931 toneladas), mientras que disminuyeron los graneles (un 3,08%, en el caso de los sólidos, y del 9,74%, en el caso de los líquidos). Es lo contrario de lo ocurrido el pasado ejercicio, cuando los graneles sólidos crecieron un 16,51%; los líquidos, un 6,26%, y la carga general disminuyó nada menos que un 24,28%, todavía por efecto de la interrupción de la autopista del mar, que aún se notaba en las estadísticas de 2015, pero no ahora.

Sin perjuicio de ese cambio, lo que no varía un ápice es la hegemonía de los graneles sólidos en El Musel. No hay más que ver que de las 13.491.209 toneladas movidas en los ocho primeros meses del año, casi 12 millones, exactamente 11.984.303 toneladas fueron graneles sólidos, de manera que el incremento de la carga general, 57.931 toneladas, es proporcionalmente poco significativo.

Contenedores

Es destacable que en todos los capítulos incluidos como carga general (productos siderúrgicos, contenedores, carga rodada y 'resto') se produjo un incremento, pequeño en el caso de los contenedores y porcentualmente enorme (4.870,42%) en el caso de la carga rodada, que pasó de 71 toneladas, de enero a agosto de 2015, a 3.529 en el mismo periodo.

Las dos estadísticas sobre tráfico de contenedores son ligeramente positivas en lo que va de año. En lo referido a toneladas contenerizadas, el incremento fue del 0,12%, con una ganancia de 634 toneladas. En cuanto al número de teus (contenedores de 20 pies o su equivalente), el incremento fue del 0,36%, con 149 teus más.Cabe citar también que, así como la carga general aumentó en todos sus capítulos, justamente lo contrario ocurrió con los graneles líquidos, con descenso moderado de productos petrolíferos (1,79% o, lo que es igual, 8.747 toneladas menos) y abultado en los casos de gas (46,52%) y productos asfálticos (52,21%).

Aunque la pérdida porcentual es mayor en el caso del asfalto que en el del gas, en los ocho primeros meses del año entraron 30.564 toneladas menos de gas y 18.142 de productos asfálticos.