El Comercio

Las ayudas para pagar la luz solo reciben la mitad de peticiones que el año pasado

  • Desde que se abrió la convocatoria, hace tres meses y medio, se presentaron 618 solicitudes, frente a las 1.500 que hubo en 2015

La segunda convocatoria de ayudas contra la pobreza energética, que tiene como objetivo ayudar a las familias con menos recursos a hacer frente al pago de sus facturas de luz y gas, va camino de cerrarse con cifras aún más bajas que las de 2015, que fueron objeto de crítica por parte de la oposición al entender que la línea no había sido adecuadamente publicitada e incluía criterios de acceso demasiado restrictivos. Según informó ayer la concejala Eva Illán en la comisión de Bienestar Social, hasta el 9 de septiembre la Fundación Municipal de Servicios Sociales había recibido 618 solicitudes. La cifra representa poco más del 40% de las presentadas en la convocatoria del año pasado. Entonces la convocatoria estuvo abiertas del 3 de noviembre al 30 de diciembre y en su primer mes recibió 919 solicitudes. En esta ocasión el plazo comenzó el 4 de junio y se cerrará el 31 de octubre. A falta de casi un mes y medio para esa fecha, el grupo municipal socialista pide ya una ampliación.

Esta línea de ayudas cuenta con una dotación presupuestaria de 1,4 millones de euros. Hasta ahora se han aprobado ya 359 solicitudes por un importe de 114.541 euros. De esta cantidad, 61.725,68 euros ya han sido abonados a los beneficiarios y el resto está pendiente de pago. 37 peticiones han sido denegadas y otras 222 están pendientes de resolución. El tiempo medio que transcurre desde que se presenta una solicitud hasta que Servicios Sociales abona la cuantía correspondiente es de 48,5 días.

El concejal socialista José Ramón García aseguró ayer que en la ciudad hay al menos «4.000 potenciales beneficiarios» de esta línea, por lo que «algo está fallando» para que el número de solicitantes no sea ni la quinta parte de esa cifra. En su opinión, «el equipo de gobierno no está utilizando todos los mecanismos de que dispone para hacer llegar a las familias la información sobre estas ayudas». En este sentido, pidió «intensificar la publicidad» de la convocatoria, además de ampliar el plazo más allá del 31 de octubre.

Cambios en las bases

El edil recordó que el año pasado el equipo de gobierno «culpó a los grupos de la oposición» de las bajas cifras de solicitantes por los criterios impuestos para la redacción de las bases. «Las de la actual convocatoria fueron modificadas por el propio gobierno municipal y aprobadas en la junta rectora de la Fundación de Servicios Sociales con el voto favorable de Foro y PP y la abstención del resto de grupos».

Pidió que en el futuro se busquen fórmulas para hacer llegar las ayudas a las familias por adelantado y que los perceptores las justifiquen a posteriori presentando las facturas correspondientes. «La gente no puede esperar a que le llegue este dinero para poner la calefacción», advirtió. Las ayudas consisten en un único pago por solicitante de hasta 350 euros y que en ningún caso puede ser superior al gasto en suministros de energía eléctrica o gas que haya pagado el beneficiario. Se requiere un año de antigüedad de empadronamiento en Gijón y que el inmueble para el que se solicita la ayuda sea la vivienda habitual.

Temas