El Comercio

Puestos del mercado artesano de la plaza Mayor.
Puestos del mercado artesano de la plaza Mayor. / CITOULA

La revisión del Plan Local de Comercio, pendiente desde hace dos años

  • Ciudadanos se suma a las reclamaciones del sector para regular la celebración de mercadillos en la ciudad

La ciudad carece de un plan local del comercio desde que en 2014 caducase el anterior, aprobado en 2010 con una vigencia de cuatro años. Desde entonces el sector viene reclamando un nuevo documento de ordenación que no llega a ponerse sobre la mesa. En los últimos meses, además, ha aumentado el malestar en torno a la proliferación de mercadillos, con una petición en firme para regular esta oferta.

Ayer el portavoz del grupo municipal de Ciudadanos, José Carlos Fernández Sarasola, advirtió de la «urgencia» de elaborar un nuevo plan de comercio «como instrumento esencial para que este sector siga teniendo posibilidades de desarrollo en Gijón y así ser capaz de generar empleo estable en la ciudad». El concejal preguntará sobre este asunto en la reunión ordinaria de la comisión municipal de Hacienda prevista para mañana.

«Además de su importancia económica, el comercio de proximidad cumple con una importante función social al ser el principal elemento vertebrador y dinamizador de los diferentes barrios de la ciudad, de ahí que creamos que la defensa y apoyo de este sector debería ser una de las prioridades del gobierno municipal», apuntó el edil de la formación naranja.

«Un diagnóstico serio»

Ciudadanos reclama que el nuevo plan se redacte en colaboración con la Unión de Comerciantes y que parta «de un diagnóstico serio y riguroso de la situación del sector». Según Sarasola, «debemos conocer los problemas y dificultades reales para, a partir de ahí, proponer medidas y poner a disposición de los empresarios instrumentos de dinamización, formación, gestión de la calidad e incorporación de nuevas tecnologías que ayuden a mejorar su competitividad».

Con respecto a los mercadillos, apuntó que «deben aportar diferenciación y no suponer una competencia desleal para los comerciantes que desarrollan su actividad todo el año. Defendemos un modelo de calidad comercial en el que sí tienen cabida, pero poniendo coto a su generalización y proliferación».

Temas