El Comercio

La oposición rechaza las actividades lucrativas en Isabel la Católica

Un grupo de personas conversa en el festival Gijón Central Park.
Un grupo de personas conversa en el festival Gijón Central Park. / CITOULA
  • «El parque está para usarlo, pero no es lo mismo realizar actos públicos que convertirlo en un negocio privado», señala Aurelio Martín

Los organizadores del festival Gijón Central Park, cuya celebración se ganó las críticas de todos los grupos de la oposición además de vecinos y colectivos ecologistas y ornitológicos, pagaron 1.092 euros de tasas al Ayuntamiento por utilizar el parque de Isabel la Católica para su realización. «Un negocio redondo si tenemos en cuenta que según indicaron ellos mismos, durante los cuatro días que duró pasaron por allí más de 100.000 personas», señalaba ayer a EL COMERCIO el portavoz municipal de IU, Aurelio Martín. Esa masificación y la conversión de un espacio público en un negocio privado, recalcó, es precisamente lo que hay que evitar en este pulmón verde.

Unas apreciaciones que el grupo municipal de IU tendrá muy en cuenta a la hora de redactar el plan de usos para el parque de Isabel la Católica, tal y como acordó la Corporación durante el último Pleno del Ayuntamiento. Fue una petición de Ciudadanos y solo el PP se abstuvo aludiendo que «siempre se autorreguló de forma natural. Basta con poner sentido común».

Fieles a esta postura, desde el PP defienden que el futuro plan de usos se limite a hacer una recopilación de las limitaciones ya existentes. «Lo ideal sería juntar todo aquello que afecte al parque en materia de protección del patrimonio y el medio ambiente sin añadir nada nuevo. De esta forma tendríamos un documento muy útil al que recurrir cuando alguien solicite llevar a cabo cualquier actividad», señaló el edil popular Pablo González. En este sentido, calificó de «ridícula» la idea de crear una nueva normativa más restrictiva «si luego se van a plantear excepciones» en función de las solicitudes que reciba el Ayuntamiento. González planteó también la elaboración de un mapa de ruido del parque para anexionarlo a dicho recopilatorio.

Los impulsores del plan de usos, por su parte, sí defendieron la necesidad de establecer qué actividades se pueden llevar a cabo en el parque. «Todavía es pronto para plantear directrices concretas, pero lo que sí tenemos claro es que los usos que se hagan en un futuro de este sitio de esparcimiento de los gijoneses con gran riqueza medioambiental deben ser totalmente respetuosos y acordes con la zona», indicó el portavoz municipal de Ciudadanos, José Carlos Fernández Sarasola. La idea, agregó, es «volver a darle al parque la vida que siempre tuvo. Es un espacio que todos los gijoneses tenemos en común desde niños, pero ahora está un poco desangelado», apuntó. El edil del grupo naranja también hizo hincapié en las mejoras de mantenimiento y limpieza a las que se debe someter el parque. «Es preciso eliminar las pintadas, mejorar la zona de juegos infantiles, limpiar los estanques y eliminar las vallas que se instalaron para evitar la entrada de nutrias, entre otras cosas», enumeró.

Una opinión similar a la que tienen en IU, donde, insisten en la necesidad de evitar las actividades lucrativas en este espacio «Además de respetar los elementos medioambientales del espacio, que al fin y al cabo son su eje central, los futuros usos del parque deberían ser para disfrute público, pues claro que los parques están para usarlos, pero no es lo mismo realizar actividades públicas que convertirlo en un negocio privado», manifestó Martín.

Yoga y educación ambiental

En el PSOE van más allá e, incluso, plantean algunas de las posibles actividades que en un futuro podría acoger el parque, evitando todas aquellas que resulten lesivas para el mismo. «Abogamos por usos que acerquen a la gente y den a conocer la biodiversidad que acoge este lugar como actividades de educación ambiental, culturales, deportivas... En verano es habitual ver cómo se practica yoga o taichi en la calle y el parque puede ser un buen escenario. También estaría bien potenciar actividades dirigidas a colectivos concretos, como el de los ornitólogos, por ejemplo», propuso el edil socialista César González.

En la misma línea de actividades se mueve Xixón Sí Puede, quien plantea, por un lado, proteger las características que hacen al parque único y, por el otro, mejorarlo. «Debemos aprovechar el potencial que tiene este espacio para organizar eventos de carácter medioambiental como campañas para promover el respeto de la flora y la fauna entre los niños y actividades relacionadas con el reciclaje, entre otras», indicó David Alonso.