El Comercio

Un plan a medio y largo plazo, con calendario hasta 2019

El Plan de Reforma y Transformación Organizativa (RETO) del Ayuntamiento cuenta con un cronograma que se prolonga hasta 2019, si bien Ana Braña señaló que se trata de una previsión «optimista» y que su plena aplicación podría postergarse hasta el siguiente mandato. La intención, no obstante, es empezar a hacer los primeros cambios ya en 2017. Tras la presentación de la estructura general, a la que los grupos políticos y los sindicatos podrán presentar objeciones en los próximos 20 días, los siguientes pasos serán el diseño de las unidades operativas y el inventario de puestos de trabajo. El plan también incluirá sistemas de evaluación de la productividad y el diseño de procedimientos sancionadores.