El Comercio

«La UE ayudó a la alfabetización de mayores en Gijón»

vídeo

El paraninfo de la Laboral, repleto de público para la mesa redonda. / AURELIO FLÓREZ

  • Un debate sobre el europeísmo opone los logros de sus políticas a las quejas juveniles «por reducirlo todo a números y recortes»

La percepción de la realidad europea entre los jóvenes es uno de los mayores quebraderos de cabeza para las instituciones comunitarias. «¿Qué hace la Unión Europea por mí además de recortar y asfixiar a los países del Sur?», parecen pensar las nuevas generaciones, agrandando día a día su desafección por el proyecto. Para convocar un diálogo abierto entre todos los implicados en este problema, el Comité de las Regiones convocó ayer dos mesas redondas bajo el lema 'Hablemos de Europa', y que en el turno de mañana convocó a los jóvenes gijoneses. El coloquio, moderado por periodista de EL COMERCIO Olga Esteban, transcurrió entre varios de los temas de actualidad que marcan la agenda europea, como la situación del desempleo, los refugiados y la falta de promoción de las instituciones.

«La UE es un espacio de oportunidades, un proyecto abierto con poco más de 60 años de vida que cuando más se aprecia es cuando estás fuera», opinó Manuel Pleguezuelo, miembro del comité organizador del acto. El concejal Jesús Martínez Salvador se pronunció en la misma línea: «El problema es de imagen. Es importante conocer la historia de Europa para darnos cuenta de dónde estamos», explicó. Las ayudas Urban en Gijón, «que ayudaron enormemente a la alfabetización de muchas personas mayores», sirvieron también como ejemplo del trabajo «invisible» que pocas veces se atribuye a la UE.

La odisea del trabajo digno

«Me da un poco de vergüenza que se trate de números y recortes todo el rato mientras se deja a las personas y jóvenes a un lado», apuntó una joven del público mientras en la pantalla se podía observar la 'medalla de plata' más triste de España: un 48,3% de paro juvenil, solo por detrás de Grecia. Los estudiantes de las escuelas taller o los inmigrantes forzosos también tuvieron su momento para preguntar a los representantes europeos. «¿Acaso marcharse a Alemania es una oportunidad o una huida?». A Dimitri Barba, portavoz de la Comisión Europea en España, también le preguntaron, entre otras cosas, sobre Siria y el acuerdo con Turquía en un coloquio que se alargó durante toda la mañana debido a la gran participación de los asistentes. Visto está que todavía hay muchas preguntas pendientes a la UE.