El Comercio

Adornos de la iluminación de la pasada Navidad en el Parchís.
Adornos de la iluminación de la pasada Navidad en el Parchís. / P. UCHA

El Ayuntamiento convoca a los comerciantes para reconducir el embrollo de la luz navideña

  • La empresa francesa Blanchere se confirma como ganadora del concurso y asegura que nunca fue adjudicataria de las luces en Gijón

  • Los minoristas dicen que se apartan del proceso al no poder actuar «ni legal ni físicamente»

La deserción de la Unión de Comerciantes del Principado de Asturias a participar este año en todo el proceso relativo a la contratación y colocación de las luces navideñas ya ha tenido su primera consecuencia. El Ayuntamiento de Gijón ha movido pieza y, una vez que tuvo constancia a través de EL COMERCIO de que la organización de los minoristas se desentendía de todo, ha convocado a sus máximos responsables a una reunión urgente, que tendrá lugar a primera hora de hoy, a la que acudirán, por parte municipal, los concejales de Foro Ana Braña y Jesús Martínez Salvador, este último, presidente de Divertia.

En esta reunión, el Ayuntamiento pretende reconducir el embrollo originado este año con la iluminación navideña, en el que habrá un ya confirmado cambio de empresa. La asturiana Germán Vizcaíno, que había sido la encargada los últimos cinco años, perdió, a decir de los técnicos municipales, el concurso convocado para los dos próximos años a manos de la firma francesa Blachere. Estos últimos, presentaron una baja económica de 70.000 euros, mientras que Germán Vizcaíno, que se impuso en la valoración subjetiva, dejó la baja en 10.000 euros. En el cómputo final, primó el aspecto estrictamente económico y Blachere se llevó la adjudicación para los dos próximos años, con otros dos posibles de prórroga.

En todo caso, el motivo de la renuncia de la Unión de Comerciantes a participar, como todos los años, en el proceso, responde a la imposibilidad de hacer la habitual gestión con los comercios para determinar las calles a iluminar. Hace cuatro meses, la Unión remitió a Divertia un convenio para tener cobertura legal a la hora de hacer esa gestión en nombre del Ayuntamiento, y no recibió aún una respuesta. El pliego obliga a tener el listado de las calles el 2 de octubre. En este momento, cumplir esa premisa sería imposible. Por ello, la Unión se desentiende de todo el proceso, el Ayuntamiento deja de percibir los 70.000 euros que, de forma aproximada, aportaban los minoristas y, además, será quien decida, de forma discrecional, qué calles son las que se se van a iluminar.

De esta manera, se liquida una forma de actuación, optando el Ayuntamiento por afrontar, de forma unilateral, todo el coste de la iluminación navideña, sin que el pequeño comercio deba de aportar un solo euro para la misma. En la reunión que se celebrará esta mañana se verá si se aclara cuál será el criterio en el futuro. Para estas próximas navidades, salvo sorpresa mayúscula o cambio unilateral de las bases del concurso, las cosas parecen claras.

Blachere se defiende

Por otra parte, la empresa adjudicataria, Blachere, no tiene aún notificación oficial de ser la ganadora del nuevo contrato, y mantiene una lógica prudencia hasta que sea comunicado. En todo caso, según pudo saber este periódico, su propósito es defender que nunca han sido adjudicatarios de la luz navideña en Gijón, aunque sí admiten haber colaborado diferentes años, antes y después de la controvertida y polémica iluminación del año 2006.

Temas