El Comercio

«Estamos hartos de problemas diarios»

Intervención de los policías y los bomberos para sofocar el incendio provocado en un coche en la calle Diario El Comercio. / José Simal
  • Vecinos de Laviada urgen medidas para atajar los conflictos protagonizados por transeúntes

  • En menos de tres horas quemaron un coche en la calle, les decomisaron una pistola simulada y amenazaron de muerte a dos viandantes

Los vecinos de Laviada ya no soportan más la situación. «Estamos hartos de que todos los días tenga que venir la Policía. Si no es por un robo es por una pelea y si no por una sobredosis...», lamentan completamente indignados por los problemas diarios que protagonizan los transeúntes que frecuentan el centro asistencial Calor y Café y que se reúnen en el parque de Teodoro Cuesta. La gota que ayer colmó el vaso, una más, fue el incendio supuestamente provocado en un vehículo que estaba estacionado en la calle del diario El Comercio. Los vecinos de un edificio de la misma vía habían alertado a las fuerzas de seguridad de la existencia desde días atrás de un turismo con la ventanilla fracturada en cuyo interior dormían varios indigentes. Ayer, pasadas las 9 de la noche, el turismo comenzó a arder con fuerza.

Los primeros en llegar al lugar fueron dos agentes de la brigada de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional. Rápidamente, consiguieron fracturar la ventanilla del turismo que le precedía y tras retirar el freno de mano lo desplazaron hacia el hueco que había delante para evitar que le afectasen las llamas. Con determinación, le pidieron las llaves a la propietaria del vehículo situado justo detrás del que ardía y uno de los agentes se introdujo en él, maniobró y consiguió liberarlo de las llamas por pocos segundos poniendo en riesgo su integridad física. Poco después llegaron los bomberos y sofocaron las llamas con espuma. Los agentes recaban datos para identificar al propietario del vehículo siniestrado. Las primeras investigaciones apuntan a que el fuego fue intencionado.

No fue el único incidente del día en un barrio cada vez más castigado por la marginalidad. A media tarde los agentes de la Brigada de Policía Judicial localizaban en el parque de Teodoro Cuesta a un conocido delincuente que portaba un arma simulada y que los días anteriores la había mostrado ante los usuarios de la zona de esparcimiento donde hay un espacio habilitado con juegos infantiles. El mismo individuo, que acumula numerosos antecedentes, había sido detenido la semana pasada acusado de perpetrar robos en el interior de una veintena de vehículos aparcados en el entorno del mismo parque y en la explanada del Albergue Covadonga.

Dada la peligrosidad del sujeto, hasta el lugar se trasladaron efectivos de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) del Cuerpo Nacional de Policía y varias dotaciones de la Brigada de Policía Judicial, así como agentes de Seguridad Ciudadana. Procedieron a requisarle la pistola y justo en el momento que se ausentó la Policía, el mismo individuo la emprendió a golpes con otro transeúnte del parque.

También ayer por la tarde un hombre que parecía tener las facultades mentales alteradas amenazó con cortarles el cuello a dos viandantes con los que se cruzó junto al parque. «Lo peor de todo es que un día va a acabar ocurriendo algo muy grave», lamentan los vecinos, quienes urgen medidas para que el barrio recupere la tranquilidad.

Temas